Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

Ser socio y participar en el acto de traer al Mesías al mundo

La Pascua rechaza la idolatría

Pesájj Sheni (la segunda Pascua) mencionada en la parashá Behalotja plantea muchas preguntas. En el segundo año después del Éxodo de Egipto, después de que el Tabernáculo ya había sido erigido, los israelitas recibieron un mandamiento particular de observar el sacrificio de Pesájj. Esto significa no conformarse con el sacrificio de Pesájj realizado en Egipto en vísperas del Éxodo, sino agregar otro sacrificio de Pesájj. Surge la pregunta: ¿por qué?

La necesidad de este mandamiento único se hace evidente cuando consideramos el contexto histórico. Pesájj, tal como aparece en la Biblia, a menudo es en casos luego del fracaso del pueblo que cayó en la adoración de ídolos. Por ejemplo, en el parashá Bo, durante el primer Pesájj, la orden era: "Saquen o compren ovejas para sus familias y sacrifiquen el sacrificio de Pesájj". Los sabios lo interpretaron como un llamado a retirarse de la adoración de ídolos. Este patrón subraya también el significado del segundo Pesájj en la parashá Behalotja.

Nuestra parashá, Parashat Beha'alotja, encuentra a la gente después del incidente del Becerro de Oro (un acto de adoración de ídolos). Entonces era imperativo que el pueblo se limpiara de esta transgresión. Por lo tanto, se realizó el Pesájj mencionado en nuestra parashá, que sirvió como una poderosa herramienta de purificación y renovación espiritual.

La agenda oculta de Pesájj

En nuestra parashá, vemos la mención confusa de varias personas que el texto nos dice que eran impuras porque habían entrado en contacto con un cadáver (esto se conoce como "impuro para un alma"). Sabemos que una persona que ha tocado un cadáver humano no puede participar en la ofrenda del sacrificio de Pesájj. Por lo tanto, este grupo de individuos impuros viene a Moisés y le pide que se les dé la oportunidad de realizar Pesájj después de haberse purificado. Podríamos pensar que Moisés debería haberles respondido diciendo “¡los que están exentos, están exentos!” En otras palabras: ¿por qué deberías preocuparte por no poder ofrecer el sacrificio de Pesájj? ¡Estás exento! Pero Moisés entendió el deseo del grupo impuro de ofrecer el segundo sacrificio de Pesájj, porque el sacrificio de Pesájj se considera como si uno saliera de Egipto nuevamente, y salir de Egipto significa unirse al destino nacional (por lo tanto, debemos entender que el deseo de los impuros es el unirse al destino nacional de Israel a través del acto del sacrificio de Pesájj).

La elección del pueblo de Israel es la base para dar la Torá.

 Después del segundo Pesájj viene la fiesta de Shavuot, durante la cual se recibe nuevamente la Torá. Resulta que alguien que estaba impuro, ya que no realizó el primer Pesájj, llegaria a Shavuot en un estado muy problemático. Recibirian la Torá sin liberación nacional, haciendo que el evento sea exclusivamente religioso, sin el carácter nacional. Esta postura es la del cristianismo. El cristianismo aceptó la verdad de la Biblia como libro de identidad fundacional. Pero no aceptó unirse al pueblo de Israel.

El grupo de individuos que exigieron un segundo Pesájj, a pesar de su impureza, jugó un papel crucial en nuestra narrativa. Eran justos y deseosos de salir de Egipto (segundo Pesájj) antes de recibir la Torá (Shavuot). Reconociendo su seriedad, el Santo, bendito sea, ordenó a Moisés que les ordenara realizar el segundo Pesájj en el mes de Iyar antes de que llegara Shavuot. Este acto no fue solo una formalidad sino una oportunidad significativa para que ellos se purificaran y se unieran al pueblo de Israel, subrayando la importancia del compromiso personal y el crecimiento espiritual.

El hombre en sus acciones puede ser socio del Creador

Ahora entendemos que el mes de Iyar tiene un potencial tremendo. Mientras que el mes de Nisán significa la redención de arriba hacia abajo (los milagros que el Santo, bendito sea, realizó por Israel al redimirnos de Egipto), el mes de Iyar representa un despertar de la redención de abajo hacia arriba a través de la iniciativa de los israelitas (un despertar del pueblo de Israel) que renuevan la festividad del segundo Pesaj.

Por lo tanto, no es casualidad que, en nuestra era moderna, durante los días de la redención de Israel, las fechas significativas de la liberación –el Día de la Independencia y el Día de Jerusalén– coincidan precisamente con el segundo mes (Iyar). Esto subraya la redención en curso que es catalizada por el despertar del pueblo de Israel, a través de las FDI (Tzahal) y a través de la reunión de nuestro pueblo en la tierra de Israel.

Esta es esencialmente la segunda redención, concepto conocido como 'Itaruta De-Letata', que es el despertar del pueblo de Israel. Esto subraya la profunda importancia de nuestras acciones correctas para ser socios del Creador para llevar el mundo a un lugar mejor.

More Weekly Portions

De la mortalidad a la eternidad: el camino desde la vaca roja hacia la purificación

En la parashá Jukat, el ritual de la vaca roja (para aduma) simboliza la purificación de la impureza de la muerte, arraigada en el pecado del Árbol del Conocimiento. El ritual consiste en mezclar cenizas con agua viva, lo que representa el cuerpo y el alma, e ilustra la restauración de la vida mediante la resurrección. Este proceso, a pesar de su claridad simbólica, subraya un misterio Divino: la transición entre la vida y la muerte permanece más allá de la comprensión humana. El Midrash resalta el secreto de la vaca roja, enfatizando la naturaleza profunda e insondable de la resurrección y la Voluntad Divina.

Redefiniendo el liderazgo: lo que nos enseña hoy la rebelión de Koraj

La rebelión de Koraj contra Moshé y Aharón, a la que se unieron Datan, Aviram y 250 oferentes de incienso, pone de relieve la compleja dinámica de las disputas bíblicas y el liderazgo legítimo. El alto estatus de Koraj contrasta con las mezquinas intrigas de Datan y Aviram, lo que ilustra cómo se disputa el liderazgo. Su desafío surgió después de la rotura de las Tablas, argumentando que Moshé y Aharon se habían descalificado a sí mismos. Esta historia nos enseña a no rechazar apresuradamente el liderazgo por errores percibidos, ya que tales acciones pueden cumplir la Voluntad Divina. La rebelión nos enseña lecciones sobre el liderazgo y la elección divina.

La Parashá de los espías: un análisis profundo y conocimientos fascinantes

La Parashá de los espías, presentada en la parashá Shelaj y la parashá Devarim, explora la bendición única de Yoshua bin Nun para proteger su fe, en contraste con el nacionalismo natural de Caleb ben Yefuneh. Esta diferencia subraya los temas de fe y nacionalismo entre los israelitas. El castigo de cuarenta años de deambular en el desierto, como lo explica el Natziv de Voloshin, tenía como objetivo disciplinar a los israelitas y santificar el nombre de Dios, ya sea mediante la conquista o el exilio. El análisis de los roles de Josué y Caleb ofrece una visión más profunda de la relevancia y las implicaciones modernas de la parashá.

Buscar