Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

Parshat Ki Tavo:
Revelar el vínculo: el legado de Caín y Abel en la mitzvá de los primogénitos resuena profundamente.

La primera mitzvá en la parashá 'Ki-Tavó' [Deuteronomio 26] es la mitzvá del primogénito. Esta mitzvá es una continuación directa de la compleja relación entre Caín y Abel.

La Torá ya nos había hablado en Génesis [Capítulo 4] sobre la precedencia de Caín como primogénito y Abel como segundo. Esta distinción influyó en sus interacciones con los demás; mantenían actitudes opuestas. Caín entendió que ser el primogénito le otorgaba ciertos privilegios, que reclamaba para sí mismo dejando el resto, la sobra, para los demás. Por lo tanto, trajo una ofrenda del resto, las sobras del grano. Por otro lado, Abel, consciente de su posición de segundo hijo, reconoció que su papel implicaba compartir con los demás (lo mejor de sí, sus primicias).

Desde esta perspectiva, se hace evidente por qué el día que Dios entregó la Torá [celebración de Shavuot] es el mismo día de los primogénitos ['Bicurim'], lo que se relaciona con la Torá otorgada a aquellos que pueden ofrecer los “Bicurim” (primogénitos), sus primicias. Se otorga a quienes reconocen su estatus secundario y su responsabilidad de compartir con los demás. Así como el Santo, bendito sea Él, tomó simbólicamente el producto inicial (la Torá) y lo presentó a la Humanidad a través de la Nación Hebrea.

Cuando la Torá nos ordena llevar al primogénito al templo del sacerdote, tiene un significado más profundo. El acto transmite una narrativa histórica, la historia del Éxodo de Egipto, que resuena en los israelitas.

Sin embargo, hay otro requisito intrigante: cuando el individuo presenta al primogénito, debe decirle al sacerdote: "Declaro hoy al Señor tu Dios que he venido a esta tierra". Esta declaración parece desconcertante. Una persona podría haber vivido en la Tierra de Israel durante generaciones, pero se le ordena anunciar su llegada como si acabara de suceder. Esta instrucción aparentemente extraña contiene una lección psicológica: uno debe sentir constantemente que está llegando a su tierra y a su mundo de nuevo. Esto refleja la necesidad de un rejuvenecimiento continuo y de una conciencia constante de los propios orígenes, que guíen el camino hacia adelante. La primera mitzvá en la parashá 'Ki-Tavó' [Deuteronomio 26] es la mitzvá del primogénito. Esta mitzvá es una continuación directa de la compleja relación entre Caín y Abel. La Torá ya nos había hablado en Génesis [Capítulo 4] sobre la precedencia de Caín como primogénito y Abel como segundo. Esta distinción influyó en sus interacciones con los demás; mantenían actitudes opuestas. Caín entendió que ser el primogénito le otorgaba ciertos privilegios, que reclamaba para sí mismo dejando el resto, la sobra, para los demás. Por lo tanto, trajo una ofrenda del resto, las sobras del grano. Por otro lado, Abel, consciente de su posición de segundo hijo, reconoció que su papel implicaba compartir con los demás (lo mejor de sí, sus primicias). Desde esta perspectiva, se hace evidente por qué el día que Dios entregó la Torá [celebración de Shavuot] es el mismo día de los primogénitos ['Bicurim'], lo que se relaciona con la Torá otorgada a aquellos que pueden ofrecer los “Bicurim” (primogénitos), sus primicias. Se otorga a quienes reconocen su estatus secundario y su responsabilidad de compartir con los demás. Así como el Santo, bendito sea Él, tomó simbólicamente el producto inicial (la Torá) y lo presentó a la Humanidad a través de la Nación Hebrea. Cuando la Torá nos ordena llevar al primogénito al templo del sacerdote, tiene un significado más profundo. El acto transmite una narrativa histórica, la historia del Éxodo de Egipto, que resuena en los israelitas. Sin embargo, hay otro requisito intrigante: cuando el individuo presenta al primogénito, debe decirle al sacerdote: "Declaro hoy al Señor tu Dios que he venido a esta tierra". Esta declaración parece desconcertante. Una persona podría haber vivido en la Tierra de Israel durante generaciones, pero se le ordena anunciar su llegada como si acabara de suceder. Esta instrucción aparentemente extraña contiene una lección psicológica: uno debe sentir constantemente que está llegando a su tierra y a su mundo de nuevo. Esto refleja la necesidad de un rejuvenecimiento continuo y de una conciencia constante de los propios orígenes, que guíen el camino hacia adelante. La primera mitzvá en la parashá 'Ki-Tavó' [Deuteronomio 26] es la mitzvá del primogénito. Esta mitzvá es una continuación directa de la compleja relación entre Caín y Abel. La Torá ya nos había hablado en Génesis [Capítulo 4] sobre la precedencia de Caín como primogénito y Abel como segundo. Esta distinción influyó en sus interacciones con los demás; mantenían actitudes opuestas. Caín entendió que ser el primogénito le otorgaba ciertos privilegios, que reclamaba para sí mismo dejando el resto, la sobra, para los demás. Por lo tanto, trajo una ofrenda del resto, las sobras del grano. Por otro lado, Abel, consciente de su posición de segundo hijo, reconoció que su papel implicaba compartir con los demás (lo mejor de sí, sus primicias). Desde esta perspectiva, se hace evidente por qué el día que Dios entregó la Torá [celebración de Shavuot] es el mismo día de los primogénitos ['Bicurim'], lo que se relaciona con la Torá otorgada a aquellos que pueden ofrecer los “Bicurim” (primogénitos), sus primicias. Se otorga a quienes reconocen su estatus secundario y su responsabilidad de compartir con los demás. Así como el Santo, bendito sea Él, tomó simbólicamente el producto inicial (la Torá) y lo presentó a la Humanidad a través de la Nación Hebrea. Cuando la Torá nos ordena llevar al primogénito al templo del sacerdote, tiene un significado más profundo. El acto transmite una narrativa histórica, la historia del Éxodo de Egipto, que resuena en los israelitas. Sin embargo, hay otro requisito intrigante: cuando el individuo presenta al primogénito, debe decirle al sacerdote: "Declaro hoy al Señor tu Dios que he venido a esta tierra". Esta declaración parece desconcertante. Una persona podría haber vivido en la Tierra de Israel durante generaciones, pero se le ordena anunciar su llegada como si acabara de suceder. Esta instrucción aparentemente extraña contiene una lección psicológica: uno debe sentir constantemente que está llegando a su tierra y a su mundo de nuevo. Esto refleja la necesidad de un rejuvenecimiento continuo y de una conciencia constante de los propios orígenes, que guíen el camino hacia adelante.

More Weekly Portions

Integrando el bienestar personal y comunitario a través de la Torá

La parashá Nasso aborda cuestiones individuales y familiares al tiempo que enfatiza la unidad colectiva a través de la Bendición Sacerdotal. Esta bendición, estructurada en tres niveles, refleja un equilibrio entre las necesidades materiales y espirituales: “Que HaShem os bendiga y os cuide”. para riqueza, "Que HaShem haga brillar Su rostro sobre ti" para la iluminación espiritual a través de la Torá, y "Que HaShem levante Su rostro sobre ti y te conceda paz" para la conexión profunda de Nefesh, Ruah y Neshamá. La Torá brinda orientación para integrar armoniosamente el bienestar personal y comunitario.

Más allá de la cuenta: valor individual y unidad colectiva

La parashá Bamidbar analiza el mandamiento de contar a los israelitas, centrándose en aquellos elegibles para el ejército. Este recuento subraya la tensión entre las identidades colectiva e individual. La Torá utiliza la expresión "número de nombres", lo que significa la importancia tanto de lo colectivo como de lo individual. La Torá enseña que la verdadera unidad combina estos aspectos, y el colectivo gana significado a través de la singularidad de cada individuo. Este concepto se refleja en el principio de "generalización y especificación" en la interpretación de las Escrituras, con significados ocultos en los números, explorados a través de la guematría.

Lágrimas de exilio, semillas de esperanza: El vínculo inquebrantable entre Dios e Israel.

La parashá Behukotai analiza el Pacto entre HaShem e Israel, enfatizando la relación entre teshuvá y la redención. El debate talmúdico entre el rabino Eliezer y el rabino Yehoshua profundiza en si la redención depende de la teshuvá. El comentario de Rashi interpreta un término ambiguo para respaldar ambos puntos de vista. Esta perspectiva dual resalta la interpretación abierta de la Torá, lo que demuestra que la redención puede depender de la teshuvá humana o promesa divina, lo que refleja una compleja interacción de condiciones en la comprensión de Israel del progreso histórico.

Buscar