Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

Parashá: La vida de Sarah - Viviendo dos veces

¿Qué tipo de nombre es " Jaiei Sarah" (La vida de Sarah) para una porción de la Torá? Si veo un libro con el título " La vida Sarah", esperaría que el libro tratara sobre la vida de Sarah. Sorprendentemente, ¿qué me enseña la porción semanal "La vida Sarah"? Que Sara murió: menciona su muerte, cómo fue sepultada y llorada. Esto es extraño a menos que comprendamos que los sabios querían inferir, al nombrar la porción con este nombre, que la vida real de Sarah comienza precisamente con su muerte.

Esto se insinúa a través de la singularidad del idioma hebreo, que dice: "Y la vida de Sara fue de 7, 10 y 100 años, los años (shnei en hebreo) de la vida de Sara". Hay 2 posibles significados para la palabra hebrea "shnei". Simplemente podría significar, como se tradujo anteriormente, los años de la vida de Sarah. Hay otro posible significado. La palabra "shnei" en hebreo también significa dos. Por lo tanto, se podría entender que el versículo dice “estas son las dos vidas de Sarah”. Tiene dos vidas: antes de su muerte y después de su muerte.

¿Cuál es el significado de decir que ella tuvo una vida (incluso) después de su muerte? ¿Cómo logra una vida después de ser enterrada en la tierra? El entendimiento simple es que la llamada “segunda vida” se refiere a la vida en el mundo venidero.

  Sin embargo, un pensamiento más profundo es que, debido a la muerte de Sarah, ahora es necesario un terreno para que Abraham la entierre. Para ello, nuestro antepasado, debe comprar tierras en la Tierra de Israel. En el momento en que compra tierra en la Tierra de Israel, está echando raíces en la Tierra. Al echar raíces, comienza a cumplir la alianza que Dios, el Creador, hizo con él y con su descendencia para adjudicarle la tierra de Canaán. Así es que a partir de aquí comenzó la vida nacional de Israel.

Una persona podría preguntarse: ¿debería empezar mi vida comprando una tumba o es preferible la compra de un huerto o un campo? ¡En un huerto o campo hay vida! Pero aquí hay una diferencia crucial. Con un campo o un huerto, el derecho de uso de ese lugar es condicional. Su propósito y valor se realizan con la condición de que se trabaje esa tierra. Por el contrario, el lugar donde están enterrados nuestros antepasados es un lugar donde no se exige nada al ocupante de la tumba. El enterrado no necesita hacer nada y por tanto ese terreno es herencia eterna.

Nuestra conexión con la Cueva de Majpela en Hebrón, donde están enterrados nuestros antepasados y madres, es lo que nos da un vínculo incondicional para vivir una vida plena en toda la extensión de nuestra tierra.

¡Shabat shalom!

More Weekly Portions

Ampliando horizontes: cómo evolucionan las festividades judías más allá de los tiempos bíblicos

Parashat Emor destaca la santidad de tiempos y lugares, enumerando festividades judías clave conectadas con el Templo como se analiza en Levítico. Aborda cómo Moisés los comunicó a los Hijos de Israel e introduce conceptos, como la adición de festivales más allá del alcance de la Torá. La narrativa vincula la Menorá y el Templo con nuevas celebraciones como Janucá, y conecta el ritual de los panes de la proposición con Purim, indicando tradiciones en evolución que continúan santificando el tiempo a través de revelaciones históricas y divinas.

Desbloqueando la santidad: El despertar espiritual

Al examinar el mandamiento de ser santo, el artículo profundiza en sus aspectos relacionales, enfatizando la necesidad de que los humanos emulen lo divino en sus interacciones. Analiza la importancia de amar a los demás, a uno mismo y al Creador, basándose en interpretaciones talmúdicas para subrayar la interconexión de estas dimensiones. Al fomentar relaciones holísticas, los individuos pueden cumplir con sus deberes morales y lograr un sentido de plenitud en sus identidades morales.

Del desierto a la tierra prometida: la evolución del consumo de carne kosher

En la parashá Ajrei Mot, la Torá restringe el consumo de carne en el desierto para evitar la idolatría. Sólo se permitían sacrificios de animales kosher dentro del Tabernáculo. La matanza no autorizada se consideraba una transgresión grave, similar al asesinato. Al entrar a la Tierra de Israel, a los israelitas se les permitió consumir "carne del deseo" en cualquier lugar, simbolizando el espacio sagrado ampliado del Tabernáculo y el Templo a toda la tierra de Israel.

Buscar