Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

Armonía en la devoción: equilibrio entre los actos voluntarios y obligatorios en el judaísmo

¿Cuál es la diferencia entre la porción de la Torá de "Tzav" (Orden/mandamiento) y la porción de "Vaikrá" (Levítico)? En "Vaikra" leemos acerca de una persona que espontáneamente desea ofrecer un sacrificio. Tal sacrificio se llama "Nedavah" (ofrenda voluntaria). Rashi comenta: "El verso habla de una ofrenda voluntaria". En contraste, la porción de "Tzav" se dirige a aquellos que no necesariamente desean ofrecer un sacrificio, pero lo hacen debido al mandato y la autoridad del mandamiento. Por lo tanto, la porción comienza con la palabra "Tzav" (Mando). De hecho, esta porción trata de leyes hacia las que un individuo no puede hacer naturalmente, como atender los restos del sacrificio en el altar durante toda la noche. Estas son tareas desafiantes, por lo que, sin una orden, sin un imperativo externo, uno no puede confiar en la voluntad personal para cumplirlas.

En otras palabras, tenemos dos motivaciones: la motivación del ofrecimiento voluntario, que es espontánea, y la motivación derivada de la obligación, que proviene del mandato. Aquí vemos una diferencia en el orden de los sacrificios. En el Libro de Levítico, tenemos la "Olá" (holocausto) seguida de los "Shelamim" (ofrenda de paz), y sólo entonces tenemos ofrendas por los pecados, como "Jatat" (ofrenda por el pecado) y "Asham". (ofrenda por la culpa). ¿Cuál es la diferencia entre un "Olá" y un "Shelamim"? Un "Olah" es un sacrificio donde se quema íntegramente toda la carne del animal ofrecido en el altar. El individuo que presenta la ofrenda no gana nada o incluso pierde dinero. Sin embargo, este no es el caso con un "Shelamim". Cuando uno ofrece un "Shelamim", colocan un poco de grasa y sangre sobre el altar, que no se puede comer, y el resto de la carne se consume. Luego declaran que se lo ofrecen a Dios. Esto demuestra una profunda asociación entre el individuo y lo Divino, como si la persona estuviera invitada a comer en la mesa del Creador.

Surge la pregunta: ¿podemos realmente confiar en que cuando una persona ofrece "Shelamim", realmente lo hace por el bien del cielo? Entonces, si es "Vaikra", entonces sí. En "Vaikrá", es cuando vemos a una persona que tiene una inclinación espontánea hacia el servicio de Dios, inmediatamente después de la "Olá", vemos los "Shelamim". Sólo después encontramos ofrendas por los pecados si el individuo ha pecado. En contraste, en "Tzav", las ofrendas por el pecado preceden a las ofrendas de paz (Shelamim). En otras palabras, si es alguien que sólo cumple el mandato por el mandamiento, entonces queremos que primero rectifique sus pecados, y sólo entonces puede ofrecer ofrendas de paz - Entonces se le puede creer cuando dice que su intención es para el por amor del cielo al comer del sacrificio. Hay aquí una importante lección pedagógica: las personas no siempre pueden confiar en sí mismas para tener intenciones puras. A veces necesitan que se les ordene cumplir una mitzvá, primero deben ocuparse de sus pecados y sólo entonces deben venir a participar de la mesa Divina.

More Weekly Portions

Admiración y celos: la dualidad de la profecía de Balaam

En la parashá Balak, Balaam, un profeta de renombre entre las naciones, encarna la compleja mezcla de admiración y celos hacia Israel. Aunque tiene la intención de maldecir a Israel, finalmente los bendice, lo que ilustra la inspiración divina y la influencia de la profecía. Esta actitud paradójica refleja temas más amplios como el antisemitismo y también la respuesta psicoanalítica del niño favorecido. La Torá enfatiza la esperanza, ya que la profecía en la sinagoga significa una influencia Divina potencial sobre toda la humanidad, respaldada por la afirmación del Midrash Tanna D'bei Eliyahu de la accesibilidad universal del Espíritu Santo.

De la mortalidad a la eternidad: el camino desde la vaca roja hacia la purificación

En la parashá Jukat, el ritual de la vaca roja (para aduma) simboliza la purificación de la impureza de la muerte, arraigada en el pecado del Árbol del Conocimiento. El ritual consiste en mezclar cenizas con agua viva, lo que representa el cuerpo y el alma, e ilustra la restauración de la vida mediante la resurrección. Este proceso, a pesar de su claridad simbólica, subraya un misterio Divino: la transición entre la vida y la muerte permanece más allá de la comprensión humana. El Midrash resalta el secreto de la vaca roja, enfatizando la naturaleza profunda e insondable de la resurrección y la Voluntad Divina.

Redefiniendo el liderazgo: lo que nos enseña hoy la rebelión de Koraj

La rebelión de Koraj contra Moshé y Aharón, a la que se unieron Datan, Aviram y 250 oferentes de incienso, pone de relieve la compleja dinámica de las disputas bíblicas y el liderazgo legítimo. El alto estatus de Koraj contrasta con las mezquinas intrigas de Datan y Aviram, lo que ilustra cómo se disputa el liderazgo. Su desafío surgió después de la rotura de las Tablas, argumentando que Moshé y Aharon se habían descalificado a sí mismos. Esta historia nos enseña a no rechazar apresuradamente el liderazgo por errores percibidos, ya que tales acciones pueden cumplir la Voluntad Divina. La rebelión nos enseña lecciones sobre el liderazgo y la elección divina.

Buscar