Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

La liberación (su profundo sentido): almas, abundancia y jerarquía en la Torá

La porción de Mishpatim trata extensamente de leyes y regulaciones sobre el orden apropiado de la sociedad humana. Uno de los principios más importantes es la obligación de eliminar cualquier daño de la sociedad humana. El texto nos informa sobre las leyes relacionadas con los daños que los individuos se infligen entre sí. La forma de daño aparentemente más grave es el asesinato. Comienza: "Pero si un hombre conspira deliberadamente contra su amigo para matarlo con astucia, [incluso] desde mi altar, lo llevarás a morir". Una persona no puede esconderse detrás del hecho de que está ocupada al servicio del Todopoderoso cuando daña el alma de su prójimo.

 

Posteriormente, el texto desciende en la jerarquía de daños, abordando lesiones físicas como daños corporales, como “ojo por ojo, diente por diente”. Después de esto, también hay daños a la propiedad, por ejemplo, cuando el buey de una persona daña al buey de otra. Luego están las leyes relativas a acciones sin daño físico directo, como las leyes relativas al hurto y el robo. Así, el texto está ordenado cuidadosamente, comenzando por los daños más graves y avanzando hasta los menos graves y su tratamiento. 

Sin embargo, aquí hay una sorpresa. Antes de las leyes relacionadas con el asesinato, aparecen leyes sobre la esclavitud y cómo liberar a los esclavos. ¿Qué viene esto a enseñarnos? Que privar a una persona de su libertad es más grave que quitarle la vida. Cuando una persona quita la vida a su prójimo, efectivamente daña su cuerpo biológico, pero no su alma. En cambio, en el caso de la esclavitud, hay un impacto significativo en la parte más significativa de una persona: la libertad. 

Por lo tanto, la Torá comienza, incluso antes de las leyes del asesinato, con las leyes de la libertad y la esclavitud de la persona. Por lo tanto, entendemos la profundidad de las palabras de nuestros sabios cuando dicen: "No tienes otra persona libre que aquel que se dedica a la Torá". El significado es: si quieres dedicarte a la Torá, debes ser alguien que ame la libertad. Una persona que está esclavizada mental o emocionalmente por otra persona, idea o ideología todavía no es libre de aceptar la Torá. O, como dijo el rabino Judah Halevi: "Los esclavos del tiempo, es decir, esclavos del mundo, son esclavos de los esclavos. Sólo el siervo de Dios es verdaderamente libre".

t="1"> 

Artículos relacionados

Un puente entre religiones Una carta abierta al Islam: Parte 1

Rabbi Oury Cherki's "A Bridge between Faiths: An Open Letter to Islam, Part 1" delves into the intricate dynamics between Judaism and Islam post the 2023 Hamas attack on Israel. The piece probes the philosophical and legal facets of Islam's status in Jewish literature, uncovering points of unity and contention. Cherki scrutinizes Islam's potential for spiritual progress and calls for a nuanced understanding amid the unique historical context. The article accentuates the scarcity of literature exploring Judaism's stance on Islam, presenting itself as a contribution to fostering mutual comprehension.

Cherki elucidates the shared beliefs in monotheism, rejecting God's corporeality and idolatry, while acknowledging differences in their understanding. Notably, he highlights the significance of the Seven Noahide Laws, urging Islam to embrace them more unequivocally for enhanced cooperation. Judaism's recognition of Islam as a sister religion and the potential for collaboration are explored alongside historical perspectives, celebrating the initial affinity between the two faiths.

However, the article confronts substantial disagreements, including Islam's assertion of the nullification of the Mosaic Torah and claims of corruption by Jews. It underscores the necessity for Islam to acknowledge the eternal validity of the Torah and the divine promise of the Jewish return to their homeland. Cherki posits three prerequisites for Judaism to accept Islam as a legitimate religion for all, calling for recognition, abandonment of claims of corruption, and acknowledgment of the divine promise.

Concluding with a call for peace, Rabbi Oury Cherki sets the stage for Part 2, promising an exploration of Muhammad's status, Judaism's potential contributions to Islamic faith, and more. This open letter seeks to build a bridge between the believers in the One God, urging Islamic religious leadership to engage in dialogue on critical issues for future harmony.

Buscar