Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

De la oscuridad al destino: revelando la odisea espiritual en el parashá Vaera

"Me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob". ¿Quiénes son ellos: Abraham, Isaac y Jacob? Creo que cualquiera que haya leído la Torá sabe que Abraham, Isaac y Jacob son los patriarcas. Y aquí, Rashi nos sorprende con una interpretación de la palabra "Vayera" (Me aparecí). Entonces, ¿qué nos está diciendo Rashi que no sepamos? Rashi pretende explicar la dificultad que surge de la palabra "Vayera". Porque está escrito: "El hombre no me verá (Dios) y vivirá". Entonces, ¿cómo dice el nombre "Vayera" (y Él apareció ~ fue visto)? 

La respuesta es que ellos eran los patriarcas. Como eran patriarcas, tenían un derecho especial que les permitía tener un encuentro directo: la "aparición" con el Creador. ¿Cómo? El derecho que tenían era el derecho de vivir para sus hijos. Una persona que está dispuesta a vivir por un destino que sabe que no se cumplirá en su generación sino sólo en la siguiente.

Ese es el derecho de los patriarcas.

  En cuanto a nosotros, los hijos, los israelitas, se nos dio la Torá para cumplir con ellos. La misión de los israelitas era cumplir la promesa hecha a los patriarcas de entrar en la tierra de Israel y establecerse en ella. Por lo tanto, los patriarcas no vivieron verdaderamente, porque vivir por un destino que no sucedió durante su vida no se llama vivir. Entonces no hay dificultad con "Porque el hombre no me verá y vivirá". Por lo tanto, el versículo continúa: "Y se apareció a Abraham, a Isaac y a Jacob, como El Shaddai".

El Shaddai es el Dios que hace promesas, no el Dios que las cumple, explica Rashi. 

¿Y cuál es mi nombre?

Mi nombre es, sin embargo, Ehyeh-Asher-Ehyeh, Aquel que cumple las promesas.

La conclusión: no me conocían. No me conocieron verdaderamente porque “prometí y no cumplí”. Así, en los versos iniciales de la parashá Vaera, descubrimos la razón válida para la redención de Egipto. ¿Por qué el Santo, bendito sea, decide sacar a Israel de la esclavitud? La respuesta es que Él tiene una promesa que aún no se ha cumplido. Él prometió darnos la tierra de Israel, y así dice todas las palabras de redención: "Y os llevaré a la tierra que juré". Todo lo que se habla sobre salir de Egipto por razones religiosas o espirituales para ofrecer sacrificios no es lo que Moisés le dice a Faraón; no es lo que les dice a los hijos de Israel. A los hijos de Israel les revela la razón válida de la redención, que es el cumplimiento de la promesa hecha a los patriarcas de regresar a la tierra de Israel y establecerse en ella.

Artículos relacionados

Un puente entre religiones Una carta abierta al Islam: Parte 1

Rabbi Oury Cherki's "A Bridge between Faiths: An Open Letter to Islam, Part 1" delves into the intricate dynamics between Judaism and Islam post the 2023 Hamas attack on Israel. The piece probes the philosophical and legal facets of Islam's status in Jewish literature, uncovering points of unity and contention. Cherki scrutinizes Islam's potential for spiritual progress and calls for a nuanced understanding amid the unique historical context. The article accentuates the scarcity of literature exploring Judaism's stance on Islam, presenting itself as a contribution to fostering mutual comprehension.

Cherki elucidates the shared beliefs in monotheism, rejecting God's corporeality and idolatry, while acknowledging differences in their understanding. Notably, he highlights the significance of the Seven Noahide Laws, urging Islam to embrace them more unequivocally for enhanced cooperation. Judaism's recognition of Islam as a sister religion and the potential for collaboration are explored alongside historical perspectives, celebrating the initial affinity between the two faiths.

However, the article confronts substantial disagreements, including Islam's assertion of the nullification of the Mosaic Torah and claims of corruption by Jews. It underscores the necessity for Islam to acknowledge the eternal validity of the Torah and the divine promise of the Jewish return to their homeland. Cherki posits three prerequisites for Judaism to accept Islam as a legitimate religion for all, calling for recognition, abandonment of claims of corruption, and acknowledgment of the divine promise.

Concluding with a call for peace, Rabbi Oury Cherki sets the stage for Part 2, promising an exploration of Muhammad's status, Judaism's potential contributions to Islamic faith, and more. This open letter seeks to build a bridge between the believers in the One God, urging Islamic religious leadership to engage in dialogue on critical issues for future harmony.

Buscar