Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

De la oscuridad al destino: revelando la odisea espiritual en el parashá Vaera

"Me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob". ¿Quiénes son ellos: Abraham, Isaac y Jacob? Creo que cualquiera que haya leído la Torá sabe que Abraham, Isaac y Jacob son los patriarcas. Y aquí, Rashi nos sorprende con una interpretación de la palabra "Vayera" (Me aparecí). Entonces, ¿qué nos está diciendo Rashi que no sepamos? Rashi pretende explicar la dificultad que surge de la palabra "Vayera". Porque está escrito: "El hombre no me verá (Dios) y vivirá". Entonces, ¿cómo dice el nombre "Vayera" (y Él apareció ~ fue visto)? 

La respuesta es que ellos eran los patriarcas. Como eran patriarcas, tenían un derecho especial que les permitía tener un encuentro directo: la "aparición" con el Creador. ¿Cómo? El derecho que tenían era el derecho de vivir para sus hijos. Una persona que está dispuesta a vivir por un destino que sabe que no se cumplirá en su generación sino sólo en la siguiente.

Ese es el derecho de los patriarcas.

  En cuanto a nosotros, los hijos, los israelitas, se nos dio la Torá para cumplir con ellos. La misión de los israelitas era cumplir la promesa hecha a los patriarcas de entrar en la tierra de Israel y establecerse en ella. Por lo tanto, los patriarcas no vivieron verdaderamente, porque vivir por un destino que no sucedió durante su vida no se llama vivir. Entonces no hay dificultad con "Porque el hombre no me verá y vivirá". Por lo tanto, el versículo continúa: "Y se apareció a Abraham, a Isaac y a Jacob, como El Shaddai".

El Shaddai es el Dios que hace promesas, no el Dios que las cumple, explica Rashi. 

¿Y cuál es mi nombre?

Mi nombre es, sin embargo, Ehyeh-Asher-Ehyeh, Aquel que cumple las promesas.

La conclusión: no me conocían. No me conocieron verdaderamente porque “prometí y no cumplí”. Así, en los versos iniciales de la parashá Vaera, descubrimos la razón válida para la redención de Egipto. ¿Por qué el Santo, bendito sea, decide sacar a Israel de la esclavitud? La respuesta es que Él tiene una promesa que aún no se ha cumplido. Él prometió darnos la tierra de Israel, y así dice todas las palabras de redención: "Y os llevaré a la tierra que juré". Todo lo que se habla sobre salir de Egipto por razones religiosas o espirituales para ofrecer sacrificios no es lo que Moisés le dice a Faraón; no es lo que les dice a los hijos de Israel. A los hijos de Israel les revela la razón válida de la redención, que es el cumplimiento de la promesa hecha a los patriarcas de regresar a la tierra de Israel y establecerse en ella.

Artículos relacionados

From Fragmentation to Oneness: The Transformative Power of Emuna

As we navigate the complexities of life, how can Emuna serve as a beacon of hope, resilience, and unwavering trust in the divine orchestration of our lives?

Emuna, the Jewish concept of faith and divine providence, offers a profound perspective on the world and our place within it. It guides us to perceive Creation as a unified whole, where seemingly disparate events and entities are interwoven expressions of a singular divine plan. Through Emuna, we recognize the overarching unity that transcends time and space, revealing the divine light that illuminates all aspects of existence.

Buscar