Liquid error (sections/custom_mobile-menu line 86): Expected handle to be a String but got LinkListDrop
  • Group 27 Entrar

¿Es posible reemplazar a la nación hebrea?

La suposición básica es: mientras que un individuo puede perder sus derechos como judío, la nación hebrea sigue siendo hijo de Di-s para siempre .

Está escrito: "Ustedes son hijos de su Di-s" [Deuteronomio 14:1]. Es un gran honor ser hijo del Santo, Bendito Sea, como nación entera, como está escrito: "Mi hijo primogénito es Israel" [Éxodo 4:22]. Esta expresión de honor nos obliga a hacer un esfuerzo especial , más que siete mandamientos .

Pero, ¿qué sucede cuando no actuamos como un hijo debe hacerlo?

Los rabinos no están de acuerdo con la respuesta a esta pregunta.

Rabí Yehuda dice que cuando actuamos como hijos, somos llamados hijos, pero si no, no somos llamados hijos .

Pero el rabino Meir dice que, en cualquier caso, todavía somos llamados hijos . (Kidushin 36a). El rabino Meir tiene varias pruebas de su opinión. Por ejemplo,

  1. " Niños destructivos " [Isaías 1:4] – somos llamados niños incluso cuando somos destructivos.
  2. “Hijos que no son fieles ” [Deuteronomio 32:20] – aunque no tengan fe .
  3. “Y será, en lugar de que se les diga, 'Vosotros no sois mi nación ', se dirá, ' hijos del Di-s viviente'” [Oseas 2:1].

Podemos encontrar muchos versículos para mostrar que el rabino Meir está en lo correcto.

Por lo tanto, aunque, en general, cuando hay una disputa entre el rabino Meir y el rabino Yehuda, la halajá sigue la opinión del rabino Yehuda, esta vez es una excepción. En este caso, gobernamos según el rabino Meir. El Talmud continúa discutiendo extensamente la opinión del rabino Meir porque su opinión es aceptada como la halajá.

Ahora podemos entender lo que escribe el Rashba (rabino influyente que vivió hace 700 años) en su responsa (194; 242).

Se le preguntó al Rashba si el cadáver de un judío apóstata hace que otra persona en la misma "tienda" se vuelva ritualmente impura. La base de esta pregunta es el principio general de que los cadáveres de otras naciones no imparten impurezas rituales de la misma manera que el cuerpo de un judío. Un judío transmite la impureza si su cuerpo está en la misma "tienda" con una persona viva, mientras que un no judío es una fuente de impureza solo si su cuerpo entra en contacto físico con otra persona. Por lo tanto, la pregunta era si un apóstata dejaba de ser judío en términos halájicos. Y la pregunta se hizo aún más fuerte al señalar que a uno se le permite cobrar intereses sobre un préstamo a un apóstata y que su vino se considera vino gentil usado para una libación y, por lo tanto, no es apto para beber.

El Rashba respondió que un apóstata imparte impureza ritual de la misma manera que cualquier judío . A un apóstata se le pueden cobrar intereses porque la prohibición de intereses se deriva de un versículo que se refiere a "tu hermano", y esta persona no actúa como tu hermano; ha abrogado así su derecho a ser tratado como un hermano. Pero la impureza ritual no está relacionada con la fraternidad, sino que se debe al amor especial por Israel, a quienes se les llama "hijos", siguiendo la opinión del rabino Meir. No importa qué, ellos son llamados hijos.

Es característico de los judíos tratar de escapar de sus rasgos únicos. Sin embargo, el mismo hecho de que alguien escriba un libro llamado "Cómo y cuándo dejé de ser judío" es un testimonio del fuerte vínculo que siente con el judaísmo.

Con base en lo que hemos escrito hasta ahora, no debemos pensar que el rabino Yehuda siente que el tesoro único del judaísmo puede transferirse de una nación a otra. ¡No hay forma de que se pueda acusar al rabino Yehuda de tener una opinión que era la base misma del cristianismo! En cambio, siente que un individuo puede perder su rasgo como hijo. No cree que esto le pueda pasar a toda la nación.

Y esta es la base de los rasgos únicos que han sido parte de Israel desde que se convirtió en una nación. Como escribe Rav Avraham Yitzchak Kook en sus cartas (número 555), la santidad de Bnei Israel tiene dos componentes: la santidad inherente y la santidad relacionada con Di-s ha elegido nuestro . Una santidad relacionada con un rasgo intrínseco nunca puede disiparse, sino que solo se revela como resultado de nuestra elección. Cuando decidimos actuar de una manera santa y pura, nuestro rasgo divino eterno e inherente se muestra a través de nosotros.

[Principios básicos de la filosofía judía - Por el rabino Oury Cherki, traducido por el Dr. Moshe Goldberg]

Artículos relacionados

Un puente entre religiones Una carta abierta al Islam: Parte 1

Rabbi Oury Cherki's "A Bridge between Faiths: An Open Letter to Islam, Part 1" delves into the intricate dynamics between Judaism and Islam post the 2023 Hamas attack on Israel. The piece probes the philosophical and legal facets of Islam's status in Jewish literature, uncovering points of unity and contention. Cherki scrutinizes Islam's potential for spiritual progress and calls for a nuanced understanding amid the unique historical context. The article accentuates the scarcity of literature exploring Judaism's stance on Islam, presenting itself as a contribution to fostering mutual comprehension.

Cherki elucidates the shared beliefs in monotheism, rejecting God's corporeality and idolatry, while acknowledging differences in their understanding. Notably, he highlights the significance of the Seven Noahide Laws, urging Islam to embrace them more unequivocally for enhanced cooperation. Judaism's recognition of Islam as a sister religion and the potential for collaboration are explored alongside historical perspectives, celebrating the initial affinity between the two faiths.

However, the article confronts substantial disagreements, including Islam's assertion of the nullification of the Mosaic Torah and claims of corruption by Jews. It underscores the necessity for Islam to acknowledge the eternal validity of the Torah and the divine promise of the Jewish return to their homeland. Cherki posits three prerequisites for Judaism to accept Islam as a legitimate religion for all, calling for recognition, abandonment of claims of corruption, and acknowledgment of the divine promise.

Concluding with a call for peace, Rabbi Oury Cherki sets the stage for Part 2, promising an exploration of Muhammad's status, Judaism's potential contributions to Islamic faith, and more. This open letter seeks to build a bridge between the believers in the One God, urging Islamic religious leadership to engage in dialogue on critical issues for future harmony.

Buscar