Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Una gran regla general -“Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos” – Parashat Kedoshim

Una gran regla general -“Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos” – Parashat Kedoshim

Una gran regla general -“Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos” – Parashat Kedoshim

-Por el Rabino Uri Sherki (traducido del hebreo)

En nuestra parashá encontramos escrito uno de los versículos más importantes de toda la Torá: “Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos ” (Levítico 19:18). El Rav Akiva dijo: Esta es una “gran regla general” en la Torá ‘(Zifra Kedoshim 2: 12), entonces este versículo debe ser considerado especialmente.

‘Ama a tu prójimo’: la frase común en hebreo es ‘amar al’ (en hebreo: et), y no como en nuestra frase “amar a “ (en hebreo: le), como encontramos en   : ‘Y amaras al extranjero’ (Deuteronomio 10:19) , ‘y amaras al Señor tu Dios’ (ibid. 6:5).Y “amar al “ (en hebreo: et) significa amar con el corazón, con emoción, del amor que todos conocemos. Por el contrario, “amar a “ (en hebreo: le) es también amar con hechos. Amar las propias acciones es mucho más difícil. Según esto, debe entenderse que la Halajá dice que “amar a tu prójimo” es precisamente para quien es de Israel.

Surge entonces la pregunta: ¿Y no importa amar a las naciones? ¿Y que no hay intención de unirse con relaciones de amor con todos los gentiles? Como está escrito: ” Dad gracias al SEÑOR, invocad su nombre; dad a conocer sus obras entre los pueblos” (Salmos 105: 1), si no nos importan las naciones del mundo, ¿cómo les daremos a conocer el nombre del Todopoderoso? pero debemos entender que el amor por las naciones del mundo es muy importante para los sabios de Israel, tanto que el rabino Jaim Vital, el distinguido discípulo del Ariza”l (Rav Itzjak Luria), escribió en su libro ‘Puertas de santidad’, que una de las condiciones para el logro del Espíritu Santo es amar a toda la gente, incluso a los gentiles, y está claro que la tendencia de la Torá es el amor por toda persona.

Pero aquí vemos la seriedad de la ley judia. El halajá no es simplemente una declaración de principios morales. La halajá es un imperativo que todo judío puede cumplir, en cualquier lugar, en cualquier momento. Y debido a que en la historia de nuestro pueblo hemos estado en conflicto con las naciones del mundo muchas veces, por lo que no es realista exigirle a nadie de Israel el amar a todos los gentiles en cualquier situación, de lo contrario Israel estaría en peligro. Por lo tanto, la Torá dejo deliberadamente el terreno del amor hacia las naciones del mundo a discreción de los sabios de Israel, y a  decisión de los  hijos de israel a lo largo de los siglos. No por desprecio hacia el amor por las naciones, por el contrario, sino que a partir de la seria actitud hacia el amor por todos los  seres creados, de modo que la exigencia halájica solo se determinó obligatoria para Israel, y como medida de jasidut (voluntad, benevolencia), hacia las naciones del mundo.

Es común traer el Midrash en el que se dividieron tres de los grandes sabios Tanaim, respecto a la pregunta: ¿Cuál es el versículo más importante en la Torá? Hay una opinión que dice como Rabi Akiva que ‘amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos ‘ es el principal y gran regla general de la Torá. La segunda opinión (de Shimon Ben Azai ,en el Zifra) dice: ‘ Este es el libro de las generaciones del hombre (Génesis 5:1) es una regla más grande que la anterior. Y una tercera opinión (en Ein Ya’akov en la introducción de “El escritor”) es: ” Ofrecerás un cordero por la mañana, y ofrecerás el otro cordero al atardecer;” (Números 28: 4).

Hay que decir que las tres opiniones tienen una misma intención. La Torá espera que nos relacionemos con amor hacia todos los demás.

El otro (el prójimo) absoluto del hombre es HaShem. Por lo tanto, es apropiado decir que la persona será examinada principalmente por su relación entre el hombre y el Creador, y esto se encuadra en el versículo que trata de los sacrificios diarios: “ Ofrecerás un cordero por la mañana, y ofrecerás el otro cordero al atardecer”. Pero no todos los seres humanos pueden relacionarse directamente con el Creador, por lo que la Torá dio como un sustituto al prójimo de aquí: el hombre. Y aquí la regla principal es: ‘amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos ‘, que se destaca principalmente por su relación entre el hombre y su semejante (su amigo, su compañero, su hermano, etc). Y hay también quienes dicen que realmente se puede descubrir el nombre de Dios y al prójimo dentro de si mismo y, por lo tanto, la principal regla es: ‘ Este es el libro de las generaciones del hombre que se destaca principalmente por la relación entre el hombre y si mismo.

Todo esto también está dirigido a diferentes etapas de la historia. En el comienzo de la humanidad, el jardín de Eden, el requerimiento del hombre era amar a Dios. Ya que no tenía al resto de la humanidad para amarlos. A lo largo de la historia, el hombre es llamado a amar a sus semejantes, y en fin de los tiempos , cuando nadie sea requerido a enseñar a su prójimo el conocimiento del Señor, ya que todos lo conocerán, tanto grandes como pequeños, como dice el profeta (Jeremias 31:33): “Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al SEÑOR, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”, por lo que el hombre conocerá a Dios a través de la relación entre el hombre y si mismo.

Todo esto mismo está implícito en la escritura, en este versículo que es una gran regla general de la Torá entera: “amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos Yo soy El Eterno. “ (el versículo completo de Levítico 19:18).

Amaréis a vuestro prójimo, es entre el hombre y su semejante, como a vosotros mismos, es entre el hombre y él mismo, yo soy El Eterno, entre el hombre y Dios.

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: