Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / La lucha entre dos métodos educativos – Parashat Ki’Tisa

La lucha entre dos métodos educativos – Parashat Ki’Tisa

La lucha entre dos métodos educativos – Parashat Ki’Tisa

-Por el rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

En nuestra porción semanal, nos encontramos con la lucha entre dos métodos educativos. El método educativo de Moshe Rabeinu en oposición al método educativo de su hermano Aaron el sacerdote. Sin entrar mucho en detalles sobre este tema, la imagen de Moisés que surge de las fuentes, tanto de la Torá escrita como de la Torá oral, es la de una figura absoluta, fiel solo al ideal, y también es quien determina la Ley (La Halaja). Los sucesores de Moshe son los sabios de Israel, JaZa”l, que son ellos quienes determinan las leyes ,que no negocian con la verdad y legislan sin renunciar al ideal. En contraste, el método educativo de Aaron es aceptar descender hacia el nivel del pecador. Y al mismo tiempo de este modo, sacarlo de su pozo del pecado, asociarse con él en las primeras etapas. Porque Aaron estaba dispuesto incluso a compartir el pecado del Becerro de oro, para luego así elevar a la gente y decirles “Una fiesta para Hashem… mañana” (Éxodo 12: 5). Y este es el método de Aarón, que es el método de los Profetas, al cual la halaja les dio la autoridad de instruir una “enseñanza especial” , que significa el poder no seguir la ley en momentos especiales y tomar decisiones que no son según la Halaja corriente, para poder de esta forma cumplir la Torá. Los dos métodos son buenos cuando trabajan juntos y coordinados. Moshe y Aaron: dos hermanos que actúan como una unidad, así son una bendición para todo Israel.

Pero nuestra parashá nos cuenta lo qué sucede cuando Moisés está lejos del pueblo, y Aarón permanece solo. Así es que Aaron hace pecar al pueblo no voluntariamente, en lugar de elevarlo, lo que finalmente causa la muerte de tres mil de ellos. Pero seguramente a veces necesitamos las enseñanzas de Aaron, mostrándonos la “enseñanza especial” para transmitir las palabras de la Torá, pero para esto necesitamos profetas. Entonces, ¿qué haremos en un momento en que no tenemos profetas que nos den instrucciones sobre cuándo no hay que seguir con las leyes de la Torá? El último profeta, Malaquías nos dice en su última profecía, quien sabía que por mucho tiempo esta sería la última profecía de la historia, al final de sus comentarios, nos dice: “Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel” (Malaquías 3:22)

Entonces, la instrucción de los Profetas es que, cuando no hay profetas, la Ley es precisamente según la Torá de Moisés y no la Torá de Aarón.

¿Quién se encargará de acercar a los pecadores y a quienes están alejados de la Torá, si no seguimos las enseñanzas de Aaron, si nos hacemos fieles solo a las enseñanzas de Moisés? Para esto vino el profeta Malaquías y agregó, inmediatamente después: “He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres”. (Ibid. 3:23-24)

Esto significa que la Providencia asegura que el acercamiento de quienes están alejados de la Torá será completado por el Profeta Elías en el fin de los días. ¿Pero qué pasa con nosotros, que no somos y no tenemos profetas? ¿Qué nos queda de las enseñanzas de Aaron? El Viejo Sabio Hillel (de los discípulos de Moisés) dice: “Sé de los discípulos de Aarón” (Tratado de Avot 1A). ¿Cómo podemos ser discípulos de Aaron si no sabemos cuándo debemos tomar decisiones que no siguen a la Torá? Hillel dice: No te dije que fueras discípulos de Aarón, sino para el caso que debes “amar la paz y perseguir la paz, amar al pueblo y acercarlos a la Torá“.

De esto aprendemos una práctica importante, una instrucción importante, que debemos esforzarnos para nunca renunciar a la verdad y seguir la instrucción de la Torá, pero también tener en consideración como nos dirigimos a nuestro prójimo, lo que se denomina “Derech Eretz”.

Entonces resulta que, respecto a la Ley, la Halaja, somos discípulos de Moisés. En cuanto al comportamiento con el prójimo, somos discípulos de Aarón.

 

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: