Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / El Sacrificio Perpetuo (Tamid) y el aceite para la iluminación (Menora) -Parashat Tetzave

El Sacrificio Perpetuo (Tamid) y el aceite para la iluminación (Menora) -Parashat Tetzave

El Sacrificio Perpetuo (Tamid) y el aceite para la iluminación (Menora) -Parashat Tetzave

– por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

El Sacrificio Perpetuo (Tamid)

El Sacrificio Perpetuo aparece por primera vez en nuestro parashá. El motivo del Korvan Tamid (el sacrificio perpetuo) es revelar la constante y perpetua abundancia de lo sagrado en la nación de Israel. Hay cuatro componentes en el acto de este sacrificio: Sacrificio (Korbani), Pan (Lajmi), Fuego (Leshi) y La fragancia (Reiaj Nijoji).

El “Sacrificio” significa la cercanía del alma del pueblo de Israel a Dios. (en hebreo sacrificio se dice “KorBan”, cuya raíz es la misma de la palabra: cercanía – “KirBa” o “KaroB”)

El “Pan” representa el apego a los aspectos naturales de la nación de Israel, utilizando el símbolo del pan que es la base de la alimentación.

El “Fuego” es una expresión de la santidad de las acciones de la nación de Israel, expresada a través del fuego, que es la principal fuerza de acción y progreso de la cultura humana.

La “Fragancia” es el placer que proviene del servicio en general.

El sacrificio “Tamid” es una oveja, un animal tranquilo, acorde al carácter de la relación hacia lo material por parte del pueblo de Israel, el cual en su permanente forma no sabotea ni agrede, a diferencia de los sacrificios de toros, donde se trata de un animal que suele agredir y cornear, el cual expía la tendencia destructiva de lo material. La oveja es de un año de edad, por parte de la suavidad del carácter material de Israel, y la oveja es también por esta razón simple y sin defectos, debido a la capacidad que tiene este sacrificio de elevar todas las tendencias vitales en conjunto. Una oveja por la mañana y otra por la tarde para que la abundancia persista a través de los dos aspectos , el del día y el de la noche. La ofrenda de sémola (Pan) y de vino, santifican el poder del crecimiento natural y la alegría de vivir. Junto con la sémola se mezcla el aceite, el cual acondiciona lo natural del Pan para trascender y elevarse hacia la nobleza vital (Basado en el libro Olat Reía del Rav Abraham Itzjak Kook).

El aceite para iluminación (Menora)

Cuando se trata de donar plata, oro o cobre, no hay necesidad de ordenar, no es necesario un precepto, basta con confiar en la generosidad de los hijos de Israel: “Habla a los Hijos de Israel y que tomen para Mí una ofrenda, de cada hombre cuyo corazón lo impulse a dar tomaréis Mi ofrenda. Ésta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata y cobre;” (Éxodo 25:2-3)

Pero cuando se trata del aceite para la iluminación del Candelabro (Menora), es necesario dar un precepto y obligar a dar una donación: ” Y tú ordenarás a los Hijos de Israel y tomaran para ti aceite de oliva puro, machacado para la iluminación, para encender la lámpara en forma continua.” (Éxodo 27:20).

La razón es obvia: el oro y la plata son materiales duraderos que permanecen por generaciones, de este modo, el donante tiene una satisfacción duradera, al saber que lo que donó queda en el templo de forma permanente y se mantiene como testimonio de su generosidad.

Lo que no es así con el aceite, el cual es un material degradable que se consume y debe reponerse todos los días. Aquí no hay una tendencia espontánea de voluntariado, sino que es necesario ordenar a los hijos de Israel a efectuar esta donación. (Nota: esto lo podemos ver claramente incluso en nuestros días, donde la gente que se ofrece a donar dinero a instituciones, ya sean hospitales, centro de estudios, organizaciones sin fines de lucro, instituciones religiosas, etc. Generalmente se ofrecen a donar un edificio, un laboratorio, un equipo de pruebas, una sala, y demás, pero es difícil convencerlas cuando se requiere una donación para cuestiones diarias, como comida, ropa, o demás cosas que no quedan permanentemente, o que es difícil colocar una placa o un recordatorio con el nombre, en agradecimiento por la donación).

Además de esto, la frase “Ordenaras“(“Tetzave”, como el nombre de nuestra porción semanal) o dar un “Precepto” también a veces tiene el significado de “educar” (como Preceptor). De modo que puede entenderse el versiculo con el cual comienza la parasha (27:20) de la siguiente manera: “Si educas adecuadamente a los hijos de Israel, entonces

Se despertará en ellos la generosidad, y con gusto estarán dispuestos a dar también el aceite para la Menorá”, de este modo entonces:” … y tomaran para ti “, tomaran por sí mismos. Nunca se pierde la esperanza de la generosidad del corazón de los hijos de Israel.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: