Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Moralidad y Causalidad –  Parashat Mishpatim

Moralidad y Causalidad –  Parashat Mishpatim

Moralidad y Causalidad –  Parashat Mishpatim

-por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

Pues Mi ángel irá ante ti y te traerá al amorreo, al jeteo, al perizeo, al cananeo, al jiveo y al iebuseo, y yo los aniquilaré. No os postréis ante sus dioses, ni los adoréis, ni actuéis de acuerdo con sus prácticas; más bien, los destruiréis y haréis polvo sus pilares. Adoraréis a El Eterno, vuestro Dios, y Él bendecirá vuestro pan y vuestra agua, y quitará la enfermedad de entre vosotros. (Shemot- Éxodo 23: 23-25)

Estos versículos contienen la promesa de que, si hacemos lo que el Señor dice, entonces nos ira bien a nosotros. Esto puede entenderse como una recompensa de Dios por guardar Sus mandamientos. Por ejemplo, si nos ponemos los Tefilín ganaremos la guerra. Pero ¿cuál es la conexión entre el tefilín y la victoria? Hay una cuestión similar en el parashá de Shema Israel (la segunda parashá). Si escuchas la voz de Dios, entonces habrá Lluvia ¿Cuál es la conexión entre la palabra de Dios y un problema meteorológico?

Una posible respuesta, es decir: “así es como Dios actúa”. Si bien no hay conexión entre las cosas, Dios promete que así sucederá.

El problema con esta explicación es que suena como magia. En varios lugares, los comentaristas bíblicos señalan que la regla es “medida contra medida”. La intención de esto es que Dios, no porque si da un castigo o una recompensa, sino que actúa de manera consistente y acorde con la acción del hombre. Por ejemplo, en la parasha Yitro, esta escrito: ” Dijo Itró: «Bendito es El Eterno, Quien os ha rescatado de la mano de Egipto y de la mano del Faraón, Quien ha rescatado al pueblo de la mano de Egipto. Ahora sé que El Eterno es más grande que todos los dioses, pues utilizando sus propios planes se elevó sobre ellos». (Shemot- Éxodo 18:10-11)

El hecho de que Egipto se cumplió la regla de “medida contra medida” , como vimos cuando los egipcios se ahogaron en el Mar Rojo, debido a que en un principio, cuando tenían al pueblo de Israel en cautiverio dijo el Faraon:  “El Faraón ordenó a todo su pueblo, diciendo: «Todo varón que nazca, al río lo arrojaréis... (Shemot- Éxodo 1:22), lo que muestra que hay moralidad en el mundo. De aquí vemos, que interrumpir el vínculo causal entre el acto del hombre y la respuesta de Dios, es poco probable.

El rabino Abraham Itzjak Kook en el libro de Orot (Israel y su resurrección- Capítulo II) explica que hay dos concepciones de la realidad: La causal y la moral. La comprensión “causal”, también encontrada en los epicúreos, tiene bastante de cierto. Si regamos la planta, esta crece. Si no la regamos, la planta no crecerá. Las personas religiosas no se entusiasman sobremanera con las explicaciones de este tipo, basadas en hechos, sino que buscan una razón moral. Por ejemplo: La lluvia llego, porque he dado caridad. Aquel hombre resbaló porque había escuchado calumnias ayer. El problema con esta explicación es que muy a menudo no funciona. A veces el hombre que resbalo y se rompió la pierna es un hombre justo. Y esto no está claro: ¿por qué el hombre justo fue herido? Un filósofo griego que vea y entienda este acontecimiento, sacará su agenda y anotará:  “La leyes de la naturaleza determinan que una persona que resbala, cae y se rompe la pierna, tanto sea este un hombre justo o sea un malvado”.

Los profetas alertaron muchas veces sobre la pobre condición moral del pueblo y advirtieron que, si no volvían de sus malos caminos, serían exiliados y la tierra sería destruida. En contraste, podemos ver la explicación de la concepción causal, la cual relaciona el éxito del rey Salomón con la prosperidad económica del comercio internacional a través de Israel. Y el posterior deterioro fue el resultado del surgimiento de otras potencias que se aprovecharon de la crisis económica, tomaron el control del país y el pueblo arrojado a la diáspora. Aparentemente estas dos explicaciones son contradictorias. O que el exilio fue debido a la guerra o que este se debió a los pecados.

El rabino Kook nos explica que hay una conexión entre las dos concepciones (Idem. Cap II) : “Y cuando profundizamos en el esto, encontramos  luego que también todos los detalles del mundo causal, todos están pendientes y son moldeados por un patrón del mundo Moral,  el cual irradia por encima de este. Existe una relación sustancial entre estas dos aprehensiones, y la interior (moral) otorga vitalidad a la exterior (Causal). Cuando miramos la conexión de la Torá con la nación, vemos que existe una alianza entre la tierra y el pueblo, cuando el pueblo esta apegado a Dios, entonces tienen éxito, crecen y se desarrollan, se arraigan en su tierra y se ganan la vida con holgura, en cambio cuando abandonan a Dios , para seguir otros dioses,  entonces la tierra no les da fruto, se deterioran y caen, llega la destrucción de la nación y la tierra, los problemas y fracasos van en aumento. Cuando buscamos una explicación a través del mundo de la Causalidad, encontramos que el espíritu de Israel está fuertemente arraigado en una cadena orgánica. Sus pensamiento, sus puntos de vista, el curso de su vida, su tendencia en su espiritu general, la verdad suprema revelada en él y a través de él, el rasgo de su país y sus bendiciones, la grandeza de las almas individuales, la influencia de sus bendiciones, la savia de sus vidas, la gracia atraída por el conjunto y los individuos, los consejos y las tendencias que construyen la base general del pueblo, la claridad de sus revisiones, el descanso y la paz interior, el espíritu de fortaleza y la calma vital… Todo esto esta enlazado uno en el otro “.

Digámoslo de esta manera: cuando un ejército va a la guerra, necesita motivación. También tiene que sentir superioridad moral. Que la guerra a la cual sale, es debida a un motivo superior, exaltado, más de lo representado por el enemigo. Un mal ejemplo de esta disposición anímica fue la Guerra de Acab-Rey de Israel,  contra Ben Adad – rey de Aram. Cuando Ben Adad se rindió, Acab no lo mató, sino que lo honró, e hizo una alianza con él. Esto sucedió porque Acab no creía que sus valores fueran superiores a los valores de Ben Adad, ya que Acab mismo adoraba a la deidad del Rey de Aram.

Explica el rabino Kook a continuación, que existe una estrecha conexión entre el liderazgo moral y el liderazgo causal. Una nación que tiene un propósito moral y espiritual elevado tendrá éxito de todos modos y prosperará tanto económica como militarmente. Del mismo modo, cuando los pioneros llegaron al país (el retorno a la tierra de Israel) en el siglo XIX, la línea del desierto estaba determinada por la zona de Rishon LeTzion (un tanto al sureste de Tel Aviv).A medida que el país prosperó y con grandes esfuerzos se volvió más verde , se plantaron viñedos , bosques y comenzó un crecimiento agrícola masivo, la nueva cubierta vegetal cambió el clima del país, y entonces ahora la línea del desierto (la cual se considera donde hay menos de 200 mm de lluvia al año) pasa por el área de Be’er Sheva (bastante más a l sur de Rishon LeTzion).

Este bendecido cambio climático también tiene una causa espiritual. Cuando no llueve, esto significa una aversión entre el cielo y a la tierra. Y esto puede aclarar al hombre, que también dentro de su alma hay una ruptura. Cuando la persona se esfuerza y repara este problema espiritual dentro de él, entonces el cielo y la tierra también se reconcilian, y por lo tanto llueve. En este sentido la recompensa y el castigo parecen un resultado natural, como el acto como un hombre que entra en el agua. El hecho de que estará mojado no es un castigo. Este es un resultado. De manera similar, por lo tanto, cuando el pueblo escucha la palabra de Dios, recibirá la lluvia como resultado de sus esfuerzos y tendrá éxito financiero y militar. Este es un resultado requerido y justo , no una mera recompensa desconectada de los actos del hombre.

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: