Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / La Torá desde cielo – Parashat Yitro

La Torá desde cielo – Parashat Yitro

La Torá desde cielo –  Parashat Yitro

-por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

En nuestra porción semanal, Yitro, el pueblo recibe la Torá en el monte de Sinai.

Hay dos claras evidencias que muestran que la Torá proviene del cielo. Pero no deben ser entendidas por medio de la opinión popular, de que millones de testigos no mienten a otros y, especialmente a ellos mismos. Esta formulación no es capaz de resistir las críticas y no convence sino a los que ya están convencidos. Pero una minuciosa observación nos mostrara claramente lo que queremos referir.

Primero, debe notarse que la revelación es un evento que funda una identidad nacional. La identidad nacional no es el producto de una decisión, no es una elección. Es una realidad que se nace dentro de ella, y constituye una característica obligatoria, a la cual la persona esta compelida a pertenecer. Toda identidad nacional está constituida sobre una base de psicología colectiva, la cual fue fundada a través de importantes eventos que dejaron una profunda impresión en ella. A medida que el relato de su fundación gira en torno a un evento anterior a la realidad histórica de esta identidad colectiva, la duda domina este relato y este puede ser un mito imaginario.Lo que no ocurre cuando se trata de un evento que está relacionado con la época en la cual esta identidad nacional ya ha nacido y existe con anterioridad a los acontecimientos, como por ejemplo la historia de la Guerra de Troya o la del Éxodo de Egipto y la entrega de la Torá. Entonces podemos determinar que el evento ocurrió, no por los testigos de este evento mismo, sino por la impresión que dejó el evento en la conciencia pública, en el colectivo ya existente.

Segundo, el carácter, la naturaleza de un relato indica su grado de verdad. Especialmente cuando se trata de una historia que claramente y fuera de toda duda, está más allá de las posibilidades de la mente del narrador, que no es posible para él, inventar este relato. Aunque existen historias sobre “revelación” a individuos o incluso a grupos públicos en todas las culturas, lo cual indica que la mente tiene esta capacidad, de modo que si es concebible inventarlas, debemos prestar atención a  que “siempre”, pero siempre y sin excepción, se trata de una deidad interna del mundo, un revelación “inmanente”, y nunca hablan de una revelación “trascendente”, del Dios que creó el mundo y que Él es ,por consiguiente, “Externo al mundo”.

La única historia en la cual, quien se revela, es Él mismo el Creador del mundo, es el relato transmitido a través del pueblo de Israel. Y no solo esto, sino que el mismo texto que nos transmite el relato de la revelación, nos destaca la reticencia del pueblo, hacia el cual la revelación es dirigida, a participar de este evento. De hecho, la intervención del Creador del mundo en el orden de la vida del hombre, atenta contra la estabilidad mental de la persona, por lo que es inconcebible que invente una historia así, incluso para establecer la invención de una religión, sea cual fuera. Todos los fundadores de las religiones, solamente hablaron sobre la revelación de un ente, de un ser interno a la creación, el cual no socava los cimientos de la realidad misma.

Además de esto, es necesario refinar el concepto mismo de “Torá desde cielo”. Como explica el rabino Abraham Itzjak Kook (ver libro Orot , sección La Fe, p. 48), una persona puede reconocer y declarar su convicción de que  la “Torá desde cielo” proviene, sin embargo, puede ser que la concepción de esta persona, se trate de un cielo muy bajo, que retrata a Quien entrego la Torá como un meticuloso y estricto contador de preceptos y transgresiones. Y por otro lado, hay quien afirma ser un hereje de esta “Torá desde cielo”, pero en realidad esta exigiendo una raíz más elevada, una fuente de la Torá en la sabiduría suprema y la elevada moral del hombre, y esta persona está más cerca del cielo verdadero, de los cielos que son el real origen de la Torá.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: