Register Now

Login

Lost Password

Enter your email to reset your password.

BY Author

¿Como es juzgado un Bnei Noaj?

PREGUNTA:¿Como es juzgado un Bnei Noaj? ¿Como particular o como parte del pueblo Judio? ¿Hay diferencias entre el juicio del alma y del cuerpo?

RESPUESTA:

No sabemos cómo cada persona es juzgada, esto lo sabe solo quien nos creó.

La aspiración, el anhelo del judío, es la unidad. Como recitamos todos los días en “Shema Israel”. De modo que todo lo que podemos percibir o entender como separado, dual o inarmónico, es solo debido a nuestra realidad y nuestra condición contingente, pero no es esta nuestra aspiración, nuestra finalidad es la unidad. Allí hay correspondencia perfecta entre lo de arriba y lo de abajo.

De este modo hay que intentar entender estas “faltas de correspondencia” entre lo superior en inferior, como algo transitorio y no definitivo. Por lo tanto, debemos lidiar con estas “contradicciones” intentando siempre dirigir nuestra voluntad pensando en términos de la futura unidad.

En el talmud (Talmud Babel ,Tratado de Sanhedrin 91) se nos relata un encuentro entre Antoninus , el emperador Romano, y Rabi Yehuda Hanasi.

“Una vez Antonino le preguntó al “Rabino” (Rabi): “El alma y el cuerpo pueden evitar el juicio y ser absueltos. ¿Cómo? El alma podrá decir: ‘¿Cómo puedo ser culpada? Soy una creación espiritual. Fue el cuerpo el que pecó, no yo … Por otro lado, el cuerpo podrá decir: “¿Cómo puedo ser culpable? Sin el alma no podría haber pecado, porque es el alma la que da vida al cuerpo”.

A esta pregunta del Emperador, “Rabí” respondió con una parábola, como sigue: -Una vez, un hombre era dueño de un huerto, sobre el cual puso a dos sirvientes para cuidarlo. Uno de los vigilantes era ciego; el otro era cojo: el cojo, tentado por la visión de una hermosa fruta madura en el huerto, que no podía alcanzar, le dijo a su compañero ciego: “Cárgame sobre tus hombros y llévame a ese árbol, que este colmado de rica fruta, yo te guiare. De esta manera ambos disfrutaremos de la fruta “. Se subió el cojo sobre el ciego, fueron hacia aquel árbol, y comieron de la fruta.

Cuando el propietario regreso, notando la pérdida de su fruto, pregunto: ¿Dónde están mis frutas predilectas? El siervo ciego protestó por su inocencia. “¿Cómo pude haber visto donde crecía la fruta?” Y el siervo cojo dijo: “¿Cómo pude haber llegado hasta el fruto?”

¿Qué hizo el dueño? Colocó al cojo sobre los hombros del ciego y luego los enjuicio juntos.

Así también, respondió Rabi a Antoninus, es como hace Dios con el cuerpo y el alma humanos.

 

Con todo esto, la verdadera Voluntad de Hashem no es el “juicio”, ni arriba, ni abajo. Este es solo necesario. No es esta su finalidad.

La Voluntad del Rey del Mundo es el Bien y la libertad.

Leave a reply