Novedades
Inicio / Artículos / Lectura Semanal – Vaetjanan: Tu brillas

Lectura Semanal – Vaetjanan: Tu brillas

¿por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

VAETJANAN – IMPLORÉ

Deuteronomio 3:23 – 7:11

HAFTARÁ:

Isaías 40:1-26

Algunos conceptos, preceptos o valores de la porción semanal:

 

Unicidad de Di-s.

Amar a Di-s.

Estudiar Torá.

Objetos de culto.

Insistir en lo que deseamos.

Rezar.

Los diez mandamientos.

Apegarse a los caminos del Eterno.

HISTORIA SEMANAL

Estimados lectores, en esta lectura semanal encontramos por segunda vez en la Torá los diez mandamientos. En éstos, se insiste en la prohibición de codiciar y desear las pertenencias, cualidades y logros del prójimo. La fábula que sigue a continuación hace referencia a esta actitud negativa.

TÚ BRILLAS

En cierta ocasión una serpiente comenzó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápidamente, temiendo el ataque de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba abandonar su intento de alcanzarla.

La luciérnaga pudo huir durante el primer y el segundo día, pero la serpiente no desistía. Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: “¿puedo hacerte varias preguntas?”.

“No acostumbro conceder deseos a nadie”, respondió la serpiente, “pero como te voy a devorar, puedes preguntar”.

“Entonces dime, ¿pertenezco a tu cadena alimenticia?”

“¡No!”, volvió a responder su cazadora.

“Entonces, si no te sirvo como alimento, ¿por qué quieres acabar conmigo?”

“¡Porque no soporto verte brillar!”, fue la última respuesta de la serpiente.

Moraleja:

Muchos de nosotros nos hemos visto envuelto en situaciones donde nos preguntamos: ¿por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

La respuesta es la misma que la serpiente dio a la luciérnaga, hay algunos que no soportan verte brillar.

La envidia es uno de los peores sentimientos que podemos albergar. El hecho de que envidien tus logros, tu éxito, que envidien verte brillar, puede afectarte en más de una ocasión, pero, no obstante ello, nunca dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor.

ENSEÑAN LOS SABIOS

*** “E imploré ante Di-s en aquel momento diciendo…” (Deuteronomio 3:23).

Moshé, quien sabía que en poco tiempo más fallecería, ya que así se lo había comunicado el Todopoderoso, elevó 515 plegarias al Eterno pidiéndole que le permita contemplar la tierra prometida.

Enseñan los sabios que, el rezar no debe hacerse como parte de una rutina, sino que la plegaria debe ser un acto sincero en el que se invoque la misericordia y la gracia ante Di-s, alabándolo y agradeciéndole por todo, incluso reiterando nuestros pedidos hasta obtener alguna respuesta del Eterno.

Debemos entender que independientemente del resultado, que puede ser contrario a nuestros pedidos, nuestra obligación es rezarle a Di-s.

*** Rabí Abraham Ibn Ezra indica que así como la agronomía nos enseña que hay tierras que son más propicias para el cultivo de cítricos, otras para el trigo, y otras para el arroz, dependiendo de los factores climáticos y la composición de cada una, así también respecto de la espiritualidad de la persona, la tierra más propicia para desarrollarla es la Tierra de Israel, pues en ella se dan todos los factores necesarios para el correcto crecimiento espiritual.

*** Enseñan los sabios que, el pueblo de Israel debe cumplir con 613 preceptos, los que se encuentran distribuidos en los cinco libros de la Torá.

Por otro lado, la Torá menciona a las setenta naciones originales del mundo y sus ramificaciones, los que tienen el deber de cumplir los Siete Preceptos Universales, también conocidas como los Siete Preceptos de los Hijos de Noé.

Estos Siete Preceptos son:

– No blasfemar contra Di-s

– No matar

– No incurrir en idolatría

– No mantener relaciones sexuales prohibidas

– No comer partes de un animal vivo

– Instituir tribunales para impartir justicia justa

– No robar

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO Y LA REFLEXIÓN

¿Cuál crees es el fundamento de la prohibición de envidiar-codiciar? ¿A quién crees que perjudica esta actitud?

¿De qué forma práctica puedes demostrar tu amor a Di-s?

¿Rezas periódicamente? ¿En qué momentos? ¿Por qué?

Si tuvieras que redactar una plegaria a Di-s, ¿qué incluirías en ésta?

Acerca de Rabino Aaron Ribco

Deja un comentario