Novedades
Inicio / Artículos / Períodos de exilio – Parashat Tzav (Shabat Hagadol)
Períodos de exilio – Parashat Tzav (Shabat Hagadol)
Fuente wikicommons

Períodos de exilio – Parashat Tzav (Shabat Hagadol)

 

LAS RAÍCES DE LA FE – Principios Básicos de la Filosofía Judía

Períodos de exilio

– por el Rab Uri Sherki, Machon Meir, Rabino de la Congregación Beit Yehuda, Jerusalén

El exilio es una parte integral de la historia de la nación de Israel. Más de la mitad del tiempo en que la nación ha existido, lo ha pasado en el exilio, lo cual es claramente un hecho muy importante. Esta realidad, a veces, lleva a la gente a cometer un error e intentar idealizar el exilio, o por lo menos generar un sentimiento de culpabilidad cuando la nación abandona el exilio.

El Maharal de Praga explica que el exilio y la redención son dos caras de una misma moneda, basado en el principio de que dos opuestos forman una unidad, un solo “todo” unificado. Del mismo modo que la creación revela la existencia del Creador, el mundo mismo también sirve para esconderlo. Basándonos en esta idea, podemos concluir que el verdadero conocimiento de Di-s requiere que conozcamos ambos lados: la revelación y el ocultamiento. La Revelación llega cuando la “Shejina” (presencia divina) aparece y Bnei Israel viven en su tierra. El ocultamiento ocurre cuando el rostro de Di-s está oculto, y el pueblo de Israel se encuentra en el exilio. Sin embargo, el objetivo de todo el proceso de la historia es lograr un encuentro cara a cara, la re-unión amistosa entre el Creador y Sus criaturas: “…me llamarás Ishi (mi compañero) y nunca más me llamarás Baali (mi dueño) ‘”[Oseas 2:18]. Esto significa que la liberación del exilio es necesaria para una finalidad elevada del Creador y no solo para el bien de las criaturas. Dejando muy claro por qué la Torá comienza el relato de la historia de la nación hebrea con la descripción de la liberación (De Abraham) del exilio en Ur Kasdim.

El exilio aconteció a la nación de Israel tres veces: en Mitzraim (Egipto), en Babel (Babilonia) y en Edom (Roma). El lapso de tiempo de los exilios fue diferente: 210 años en Egipto, 70 años en Babilonia y 1880 en Edom. En su libro “Derej Emuná” (El Camino de la Fe), el rabino Avraham Bibago, explica que en cada exilio fue necesario que la nación de Israel luchara contra las fuerzas que competían contra la profecía. En Egipto la cultura del “dominio de los sentidos”, el de los hechiceros egipcios (Jartumim), y en Babilonia la “cultura de la imaginación” de los caldeos. En Edom, la “filosofía”, que el rabino Bibago llama el “sentido de la comprensión” expresando que aunque la filosofía da la apariencia de ser puramente intelectual, su fundamento también se basa realmente en los sentidos. La duración de cada exilio es proporcional al poder de la fuerza competitiva. Sólo cuando quedo claro el fracaso de la filosofía en el intento de servir como base sólida de una vida espiritual, esto hizo posible el comienzo la salida  que el tercer exilio.

El Zohar (en los “Tikunim”) describe que el surgimiento de la Torá (en su totalidad) es fruto resultado de cada exilio: Primero la Torá (escrita), luego la Mishna, y finalmente la Cabalá. La mitzva de “Shiluaj Haken”, echando al pájaro hembra (la madre) lejos de su nido antes de que sea permitido tomar o hacer uso de los huevos, los polluelos o los “Banim” (hijos – cría), corresponde al exilio de la Shejina, y a esta se refiere Jacob nuestro patriarca, cuando dice ” Madre sobre los hijos ” [ver Bereishit- Genesis 32:11]. El profeta hace este paralelo aún más claro: “Por tus pecados, tu madre fue enviada lejos” [Yeshayahu – Isaías 50: 1]. Los huevos corresponden a los maestros de la Torá. Cuando dejamos el exilio de Egipto nos dieron la Torá escrita. Los polluelos representan a los sabios de la Mishna (y del Talmud), cuando dejamos el exilio de Babilonia, recibimos la Torá Oral, que fue publicada por el Anshei Knesset Hagedola y fue escrita en el Talmud de Babilonia. Cuando dejamos el exilio de Europa, llevamos con nosotros las enseñanzas cabalísticas, estas simbolizan a los hijos, los maestros de la Cabalá (“banim” significa hijos, y también está relacionado con la palabra “binah” – comprensión).

Podemos concluir de esto que no habrá otro exilio, el cielo lo prohíba. El nido ha sido vaciado de todo su contenido – los huevos, los polluelos y los hijos.

 

Fuente: "LAS RAÍCES DE LA FE: Principios Básicos de la Filosofía Judía" - una columna quincenal en Shabbat B'Shabbato (Instituto Zomet). Véase: http://www.zomet.org.il/eng - Tzav 5777, número 1668.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario