Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Torá de Eretz Israel – Parashat Va’etjanan

Torá de Eretz Israel – Parashat Va’etjanan

Torá de Eretz Israel – Parashat Va’etjanan

-Por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

La semana pasada comenzamos a leer en la sinagoga un libro de Devarim, también llamado por los sabios con el nombre de: Mishne Torah. La intención de la expresión “Mishne Torah” (el segundo de la Torá) decir que todo lo que se dice ahora en este libro, no es más que la repetición de lo que se ha dicho hasta ahora en los cuatro libros anteriores. Como dicen los Tosaftot al comienzo del tratado del Talmud Guitin 2ª: “No es más que una repetición de lo anterior”

Entonces la pregunta es: ¿cuál es la necesidad de repetir lo que ya se ha dicho anteriormente? ¿Para que repetir la Torá en forma renovada?

Pero aquí tenemos una pista clara. La Torá necesita ser reescrita, en un nuevo orden, para entrar a la tierra de Israel. Todo tiempo que no hemos llegado las puertas de la Tierra de Israel, la Torá se da sin su verdadero orden. En el momento de ingresar a la tierra de Israel, aquí es donde la Torá se organiza de acuerdo con su urden verdadero, como la Constitución política de la nación israelí en su país. Lo que no era así antes, la Torá aparecía como un conjunto de preceptos religiosos sin ninguna conexión orgánica y social entre ellos.

Por lo tanto, también en nuestra parashá Va’etjanan , la Torá enfatiza que todos los mandamientos no fueron dados en primer lugar, sino solo para ser cumplidos en la Tierra de Israel. Como dice Moshe Rabeinu específicamente: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos tal como el SEÑOR mi Dios me ordenó, para que los cumpláis en medio de la tierra en que vais a entrar para poseerla. “(Devarim-Deuteronomio 4: 5). Es decir, justamente Eretz Israel es el lugar para la observancia y cumplimiento de las Mitzvot, y lo que la Torá ordenó que continuaran cumpliendo los preceptos en la diáspora (fuera de eretz Israel), solo sirve como referencias para la nación, de modo que no olvide los sagrados preceptos para cuando regrese a la tierra de Israel y pueda así establecerlos y cumplirlos.(Ver Sifri Ekev , capitulo 43).

Se podría decir como ejemplo, que la observancia en el extranjero es similar a un grupo de esquimales que fue exiliada al desierto del Sahara y ellos continúan esquiando en las dunas y construyendo iglúes de arena, esto es bueno si tienen la intención de regresar algún día al Polo Norte. Así también las Mitzvot en el extranjero, que  están fuera de su lugar natural, pero tienen significado de modo que representan la expectativa del regreso de la nacion a Sión.

También en nuestra Parashá aparece esta especial dinámica histórica que preserva al pueblo de Israel y a la eternidad de Israel. Después de todo, existe un peligro de ingresar a la tierra de Israel, este es que el hombre se fusione en demasía con la naturaleza, se acostumbre demasiado a la vida material y se olvide de Hashem quien lo sacó de la tierra de Egipto. Asi es que nos dice la Torá en nuestro parashá: ” Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis permanecido largo tiempo en la tierra, y os corrompáis y hagáis un ídolo en forma de cualquier cosa, y hagáis lo que es malo ante los ojos del SEÑOR vuestro Dios para provocarle a ira” (Idem 4:25)

Para encontrar alguna solución a este problema. La Torá nos dice: “pongo hoy por testigo contra vosotros al cielo y a la tierra, que pronto seréis totalmente exterminados de la tierra donde vais a pasar el Jordán para poseerla. No viviréis por mucho tiempo en ella…” (Idem 4:26), lo que significa que la Torá nos asegura que ella nunca nos permitirá que corrompamos nuestro camino, más allá de cierta medida. Porque si realmente estábamos corrompiéndonos al permanecer largo tiempo en la tierra, la Torá nos dice: “… sino que seréis totalmente destruidos” (Idem 4:26). Por lo tanto, de mod de salvarnos de esta situación, la Torá dice: “Y el SEÑOR os dispersará entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones adonde el SEÑOR os llevará. Allí serviréis a dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. Pero desde allí buscarás al SEÑOR tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma.” (Idem 4:27-28).

En otras palabras, el exilio es como una valvula de seguridad que nos garantiza que la tierra nunca nos corromperá. (Ver el libro “Netzaj Israel” del Maharal de Praga). Por lo tanto, basándonos en una completa seguridad en Di-s, podemos entrar a la Tierra de Israel.

Por supuesto, el entrar a la Tierra de Israel les da un nuevo carácter a los mandamientos, y los Diez Mandamientos son entregados de nuevo, ahora comprendiendo también la dimensión de la aplicación en la práctica. En lugar de hablar sobre el Saber Metafísico, como en el libro del Éxodo, donde se explicaba que el sábado debe ser guardado porque: ” Porque en seis días hizo el SEÑOR los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el SEÑOR bendijo el día de reposo y lo santificó. “(Shemot-Éxodo 20:11), la Torá en el libro de Deuteronomio ya le otorga un sentido social :”más el séptimo día es día de reposo para el SEÑOR tu Dios; no harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el forastero que está contigo, para que tu siervo y tu sierva también descansen como tú.” “(Devarim-Deuteronomio 5: 14). Como también un sentido histórico: “Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por lo tanto, el SEÑOR tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposo. ” (Idem 5:15).

Y asi tambien ahora se recuerda el bien en “este mundo” respecto al precepto de respeto por el padre y la madre: “Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” (Idem 5:16) y no solo el bien del “mundo por venir ” como en el libro del Éxodo: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” Donde solo se destaca que los días sean prolongados.

Esta es la Torá de Eretz Israel, la cual está conectada también con lo terrenal, con la palpable realidad política, social e histórica.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: