Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Desligándose del desierto y el viaje en el tiempo -Parashat Masei

Desligándose del desierto y el viaje en el tiempo -Parashat Masei

Desligándose del desierto y el viaje en el tiempo –Parashat Masei

-por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

“Estas son las jornadas de los hijos de Israel, que salieron de la tierra de Egipto por sus ejércitos, bajo la dirección de Moisés y Aarón” (Bamidbar-Numeros 33:1). 

El final de nuestras parashot Matot y Masei, y del libro Bamidbar en general, es el desprendimiento del desierto y todo lo que esto conlleva. Hay una lista de 42 viajes en nuestra porción semanal. El vivir en el desierto es un viaje, un errar constante.

Hay quienes del pueblo que aman el desierto y hay algo del desierto (incluyendo el exilio de Israel durante los últimos 2000 años, en el desierto de la diáspora) que permanece en la identidad judía hasta hoy en dia. Algunos judíos que identifican su temor y reverencia divina con el reciclamiento de la identidad del desierto, de la diáspora. Por eso sienten que es necesario hablar y vestirse como en tiempos del exilio e incluso la sinagoga se ve y se dirige como en tiempos del exilio.

 Esto se debe a la dificultad de pasar a una dimensión más amplia de la identidad, esta es la identidad nacional. La identidad de diáspora, del exilio, enseña que este mundo es como un desierto que hay que superarlo, pasarlo, y que no es un fin en sí mismo. Esto se debe a la esencia misma del tiempo, que es una esencia muy peculiar porque el tiempo es lo que consume y anula todo. Lo que fue no volverá , lo que fue no será otra vez. Para superar esto, se necesita un “viaje en el tiempo”. Una forma de viajar en el tiempo es la “Teshuva”, en la cual una persona regresa en su mente al tiempo del pecado, cuando error, y corrige ahora su pensamiento anterior, reparando el pasado.

En general, hay tres cosas que nos limitan:

El tiempo: ahora estoy en este momento y no puedo estar en otro momento.

El lugar: estoy en un lugar determinado y no en puedo estar en otros lugares.

El Nefesh (el Yo, alma particular): solo soy yo mismo y no puedo ser ninguna otra persona.

Del lado de la Neshama (alma-espiritu) nos sentimos infinitos, mientras que por parte de la realidad somos limitados.

Hay varias soluciones para esto. La primera solución es simplemente morir, donde hay una retirada hacia lo nulo y la autoabolición. La segunda opción es encontrar la dimensión infinita del tiempo, del lugar y del Nefesh. Respecto al tiempo, como ya vimos, esto es posible mediante la “Teshuva”, que revela la posibilidad de viajar en el tiempo, y de este modo abolir la limitación que este nos crea. En relación con el Lugar, es posible abolir las limitaciones del espacio, esto ocurre en el Kodesh Hakodashim (Santo sanctorum) porque el lugar allí no es suficiente para  el Arca de la alianza, y sin embargo entra.

Y con respecto al Nefesh, hay un hombre que incluye a todos en si mismo, este es El Cohen Hagadol (Sumo Sacerdote) quien lleva en su corazón los nombres de los hijos de Israel. Y cuando el Sumo Sacerdote entra en el Kodesh Hakodashim en Yom Kipur (el día del Perdon), cuando se realiza la “Teshuva” general de todo el pueblo, se eliminan todos los factores limitantes.

Y aunque solo el Sumo Sacerdote puede realizar esto, de todas maneras, esto indica que esta en las posibilidades de todo hombre superar estas limitaciones. Como nos enseñan nuestros sabios en Hiljot Tefila (las leyes de la oración) se dice que una persona que no conoce la dirección de la oración (la cual debe ser hacia el templo de Jerusalem) debe tornar su corazón hacia el Lugar Santísimo, el kodesh Hakodashim. ¿Cómo va a hacer esto si no sabe dónde está la dirección? Sin embargo, el debe dirigir su intención, para  que su propio corazón sea como el Lugar Santísimo, como el kodesh hakodashim. Esto demuestra que toda persona tiene la capacidad de superar los factores que la limitan.

El viaje del Pueblo de Israel por el desierto hasta la Tierra de Israel es un arquetipo, un prototipo de la vida en “este mundo”; Este es un viaje constante, donde uno nunca debe detenerse, sino avanzarsiempre. Este mundo, es el mundo del cambio y lo que se puede hacer ahora puede que no sea posible de hacer después.

El desierto no es el objetivo del pueblo de Israel y por lo tanto hay una necesidad de desprenderse y curarse  del exilio, dar un paso , afrontar el cambio y el progreso necesarios, para hacer escuchar la Palabra de Di-s desde la tierra de Israel.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: