Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / La disputa – Parashat Koraj

La disputa – Parashat Koraj

La disputa – Parashat Koraj

-por el Rabino Uri Sherki (traducido del hebreo)

Nuestra porción semanal, Parashat Koraj analiza una de las aflicciones más antiguas del pueblo de Israel, y la disputa. Rashi dice al principio su interpretación de nuestro parashá: “Esta parasha muy lindamente se interpreta en el Midrash Tanjuma” (Rashi Bamidbar 16a), la gente está acostumbrada a decir que hay aquí una especie de broma, oculta en las palabras de Rashi: ¿Por qué dice “muy lindamente”? – porque cada generación tiene algo diferente que decir sobre esta parashá. Porque en cada generación, desafortunadamente, hay desacuerdos y disputas en el pueblo de Israel y la Torá se propone en esta historia de Koraj y su gente, enseñarnos las “leyes de la controversia”, como lidiar con la polémica. ¿Cómo surge la controversia? ¿Cómo se puede prevenir? Hasta que al final se establece también la Mitzva de ¡“No ser como Koraj y su gente”! ” como esta escrito: “como recordatorio para los hijos de Israel de que ningún laico, que no fuera descendiente de Aarón, debería acercarse a quemar incienso delante del SEÑOR, para que no le sucediera como a Koraj y su gente, tal como el SEÑOR se lo había dicho por medio de Moisés.” (Bamidbar- Numeros 17: 5), de lo cual aprendimos que existe una prohibición de la Torá de mantenerse en disputa.

En nuestra parasha hay tres tipos de disputa, cuya motivación es completamente diferente. Koraj viene con la intención de ser sumo sacerdote en lugar de Aarón, y ser rey en lugar de moisés. En cambio Datan y Aviram, que son el segundo grupo, quienes son personas malas- activistas malvados, cuya única función es hacer problemas, como hay en cualquier sociedad normal. Como dice el Maharal de Praga, dondequiera que estén Moshé y Aharón, debe haber frente a ellos “Datan y Aviram” (Ver el libro Gevurot Hashem). Por otro lado, hay un tercer grupo, que es “las doscientas cincuenta personas que sacrifican el incienso”. Estas personas, como vemos que las describe la Torá, son personas inocentes, que no quieren poder y no quieren disputar, sino que su objetivo es por completo diferente, su gran deseo de sacrificar el “incienso interior” (como los Sumos sacerdotes), porque le es doloroso para ellos que el hombre común de Israel, lleno de piedad, no pueda sacrificar este incienso interior.

Ninguno  de estos tres grupos puede entrar en una disputa solo.

No si viene Koraj, que es un hombre digno con logros elevados, que incluso es poseedor de espíritu Santo según nuestros Sabios (Ver midrash Tanjuma), no es posible que Koraj venga y diga algo así: ‘Quiero estar en el lugar de Moshé y Aharon’, ¿quién lo escuchará? Esto tampoco es digno de el. Del mismo modo, Datan y Aviram solos no pueden generar una disputa, todos conocen Datan y Aviram. Datan y Aviram son personas controvertidas y malvadas, ¿quién los oirá? Además, las “doscientas cincuenta personas” son personas simples que no tienen valor por sí mismas, como para venir y demandar el derecho a encender el incienso interior. Es solo cuando todos estos factores se combinan que existe la posibilidad de litigar con Moisés y Aaron, y generar la polémica.

¿Pero como es esto? Leemos que esta escrito:

Y se rebeló Koraj, hijo de Izhar, hijo de Koat, hijo de Leví, con Datán y Aviram, hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet, hijos de Rubén, y se alzaron contra Moisés, junto con algunos de los hijos de Israel, doscientos cincuenta jefes de la congregación, escogidos en la asamblea, hombres de renombre. Y se juntaron contra Moisés y Aarón, y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y el SEÑOR está en medio de ellos. ¿Por qué, entonces, os levantáis por encima de la asamblea del SEÑOR?” (Números 16: 1-3)

Es decir, Koraj es quien incita a los pequeños y malvados activistas que luego incitan a las “doscientas cincuenta personas”. Y de aquí podemos aprender cómo generar una disputa. Se necesita tomar una figura espiritual importante, como Koraj, y que esta figura espiritual hable en secreto con un grupo de pequeños y malvados activistas. Que se aprovecharán luego de una multitud inocente, los cuales serán arrastrados según las tendencias del contendiente principal, así se podrá crear el desacuerdo y generar la disputa.

Y esto es lo que nuestros Sabios dijeron: “La envidia, la lujuria (deseo incontrolado) y el honor sacan al hombre del mundo” (Tratado de Avot 4: 7). Contra estos tres grupos:

La lujuria es el deseo de los doscientos cincuenta hombres que quieren quemar el incienso interior. Un alto deseo espiritual, pero incontrolado, que ella dice:

“En cuanto a los incensarios de estos que han pecado a costa de sus vidas, que se hagan de ellos láminas batidas para cubrir el altar, puesto que los presentaron ante el SEÑOR y son santos; y serán por señal a los hijos de Israel.” (Bamidbar-Números 17: 3) Para la Torá ellos eran “pecadores a costa de sus vidas”, de parte de los deseos desenfrenados del alma.

La envidia de parte de los malvados celos de Datan y Aviram. Mientras que la persecución del honor es la búsqueda de Koraj. Solo cuando estos tres factores se combinan se realiza lo que el dicho nos advierte: La envidia, la lujuria y el honor sacan al hombre del mundo, y lo conducen al mal camino.

Por lo tanto, vemos la gran precaución que se exige de cuidarse de no ser contaminado por estas tres malas inclinaciones, para que podamos cumplir con un corazón puro y de forma completa la mitzva de: “¡“No ser como Koraj y su gente”! “.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: