Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Llanto por generaciones -Parashat Shlaj Leja

Llanto por generaciones -Parashat Shlaj Leja

Llanto por generaciones -Parashat Shlaj Leja

-Por el Rabino Uri Sherki (traducido del hebreo)

En nuestra parashat Parshat Shlaj Leja, aparece un famoso pecado: El pecado de los espías) los exploradores que Moises envió a la tierra de Israel). Se dice en el Talmud que lo que está escrito en nuestra parasha: ” Entonces toda la congregación levantó la voz y clamó, y el pueblo lloró aquella noche“(Bamidbar-Numeros 14:1) – fue en la noche de Tisha Be’Av (9 del mes de Av), y a esto dice el Talmud de Babel (Tratado de Sanedrín 82b):”El Santo, bendito sea Él, les dijo: “Ustedes han llorado un llanto vano, por esto yo les fijaré un llanto por generaciones”.

Surge la pregunta sobre qué significa este midrash (interpretación), ¿Acaso es que el Santo, bendito sea Él, actúa simplemente como un vengador y castigador? Por supuesto que hay aquí en el llanto que decreto por generaciones prescrito en Tisha Be’Av, una especie de corrección al pecado de los espías, y aquí debemos averiguar:

¿Cuáles fueron las sospechas de los espías que condujo a estos Tzadiquim (los 12 espías eran príncipes de las tribus y eran personas elevadas y justos) a cometer este pecado?

¿Y cómo Tisha B’Av viene a reparar esto?

Se dice en la Parshat Va’etjanan: ” Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis permanecido largo tiempo en la tierra…” (Devarim-Deuteronomio 4:25).

Israel se establecerá en la tierra, se enraizará en la tierra, envejecerá en Israel. La sensación de envejecimiento en la tierra, de una pertenencia natural a la tierra también provoca una natural e indefectible corrupción. Una vez que una persona cree que su pertenencia a la tierra es una pertenencia natural, también seguidamente pasa a hacer:

“…y os corrompáis y hagáis un ídolo en forma de cualquier cosa, y hagáis lo que es malo ante los ojos del SEÑOR vuestro Dios para provocarle a ira” (Ibid 4:25)

Y así también ocurre en toda la historia, con todas las naciones, cuando se acostumbran y se tornan viejos en su tierra, asentados y acomodados en su tierra, luego desaparecen debido a la sociedad que se torna totalmente corrupta y no tienen más entereza para mantenerse frente a sus enemigos. Y esto es lo que sospechaban y tanto temían los espías exploradores. Temían que algo así le sucediera también al pueblo de Israel.

El Santo, bendito sea Él, les dijo: “No hay nada de qué preocuparse! Hay una válvula de seguridad que impide que este acostumbramiento y envejecimiento del pueblo de Israel en la tierra de Israel: ¡El Exilio!”.

Continua La Torá en Parashat Va’etcjanan y dice:” pongo hoy por testigo contra vosotros al cielo y a la tierra, que pronto seréis totalmente exterminados de la tierra donde vais a pasar el Jordán para poseerla. No viviréis por mucho tiempo en ella…” (Ibid. 4:26), porque si no, ” … seréis totalmente destruidos “, Dios no lo quiera, entonces vemos que la Torá arreglo que seamos exiliados si es necesario, para no corrompernos del todo, incluso antes de que tengamos tiempo para arruinar nuestro propio camino por completo. “Y el SEÑOR os dispersará entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones adonde el SEÑOR os llevará. Allí serviréis a dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra*, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. “ (Ibid. 4:27-28),

Por lo tanto, los espías no tienen nada que temer, hay una válvula de regulación interna en la historia judía, la cual impide la destrucción completa de Knesset Israel. Y a pesar de que esto sea a través del sufrimiento, es este mismo el que asegura y garantiza la existencia eterna como nación.

Esta válvula de seguridad es Tisha Be’Av (9 del mes de Av). Y es por esto que es esta fecha la reparación misma al pecado de los espías exploradores.

De todo esto obtenemos que la actitud del pueblo de Israel hacia nuestra tierra difiere de las demás naciones y lenguas. Cada nación hecha raíces en su suelo y ve a este como su propia madre.

Incluso hay una expresión “Madre Tierra“, que se ve en varios idiomas. En la historia de Israel, las cosas son todo lo opuesto. Nuestra madre es Egipto, y nos está prohibido que la nación vuelva a Egipto. Nacimos fuera de nuestra tierra, y para prevenir y evitar un complejo de Edipo colectivo – como una forma de subyugación hacia el lado natural de la tierra- La Torá prohibió regresar a nuestra tierra de origen (Ver Rambam,  Mishne Torá : Reyes 5:17), pero por el contrario, debemos adherirnos con amor a una nueva tierra, una tierra que es nuestra y que es para nosotros como un cónyuge.

En esto, nuestra relación con la tierra es diferente de la de las naciones. Todas las naciones ven su tierra como una madre, mientras que nosotros vemos colectivamente a Eretz Israel, nuestra tierra, como nuestra pareja, nuestra esposa. Y sobre esto está escrito:” Nunca más se dirá de ti: Abandonada, ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada; sino que se te llamará: Mi deleite está en ella, y a tu tierra: Desposada; porque en ti se deleita el SEÑOR, y tu tierra será desposada. Porque como el joven se desposa con la doncella, se desposarán contigo tus hijos; y como se regocija el esposo por la esposa, tu Dios se regocijará por ti. ” (Isaías 62: 4-5). Esta actitud entre los cónyuges es una relación construida sobre un contrato moral. Es posible, Dios no lo quiera, divorciarse, e incluso cuando se está conectado con lazos de amor, y esto es porque la voluntad es así, porque el pensamiento a veces así lo indica. De manera similar, nuestra relación con Eretz Israel también es una relación de madurez, moral. No tenemos nada que temer de la relación con nuestra tierra, es una expresión de la madurez del alma de la nación. En el momento que volvemos a comportarnos como niños, nuestra tierra nos expulsa.

A veces las complicaciones se tornan muy largas, y después dedos mil años de exilio, dos mil años de divorcio, finalmente nuestra tierra aceptó recibirnos nuevamente. Al parecer, después de muchos años, llegamos a una situación en la que demostramos nuestra madurez como nación y finalmente, después de este largo camino, somos dignos de nuestra tierra. De Eretz Israel.

—————————————————————————-

*Allí serviréis a dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra*, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.”: Aquí se ve una clara alusión profética de Moises sobre lo que en el futuro representaran, como nos explica el Maharal de Praga, de Madera, en clara alusión a lo que vendría luego a través de Edom y el cristianismo, y de Piedra (La Kaaba, en la Meca), que vendría a través de Ishmael y el islam.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: