Novedades
Inicio / Artículos / La Esencia de la Humildad – Parashat Va’eira
La Esencia de la Humildad –  Parashat Va’eira
Baruj Spinoza -fuente: wikicommons

La Esencia de la Humildad – Parashat Va’eira

 

LAS RAÍCES DE LA FE – Principios Básicos de la Filosofía Judía

 La Esencia de la Humildad

– por Rabi Uri Sherki, Machon Meir, Rabino de la Congregación Beit Yehuda, Jerusalén

Baruch Spinoza* escribió en su libro de ética (volumen 4, páginas 53-54) que a pesar de que toda la gente piensa que la humildad es una virtud, en realidad es mala, porque a decir verdad es la impresión del alma, que está triste por sus fracasos. Por lo tanto, en su opinión, los sabios no deben mostrarse humildes. Por otra parte, sostiene que es bueno seguir enseñando a las masas ignorantes, que se sienten atraídas a seguir sus pasiones y lujurias, a comportarse con humildad, porque esa es la mejor manera de lograr que acepten sumisamente las palabras de los sabios. Por otra parte, Spinoza se opone categóricamente al orgullo (página 55), el cual define como la posición de un hombre no conoce su verdadera condición.

El enfoque de Spinoza es diametralmente opuesto a la perspectiva de la Torá, que alaba al mayor de todos los profetas como “más humilde que cualquier otro hombre sobre la faz de la tierra” (Números 12: 3)

Debe haber alguna razón teológica sustancial para esta diferencia entre lo impuro y lo puro, que debe encontrarse a la perspectiva general del mundo de Spinoza, quien es reconocido como un maestro de la ética. Evidentemente, su rechazo a la humildad proviene de su negativa a aceptar el rasgo único divino, el aspecto trascendental del Creador. Puesto que, según la aproximación de Spinoza, Di-s es esencialmente naturaleza, al final, el hombre es en mismo una deidad, y por lo tanto no está obligado a menospreciarse en deferencia hacia nadie más. Según este enfoque, la humildad no es más que debilidad.

A diferencia de este punto de vista, aquellos que realmente conocen a Di-s y entienden la brecha absoluta entre la deidad infinita, bendita sea, y el mundo, logran un exaltado tipo de humildad que los conduce a un gozoso apego a una luz que está más allá de su conciencia.

Estas consideraciones pueden ayudarnos a resolver un dilema en el libro de Ramjal* (Rabi Moshe Jaim Luzzato), “Messilat Yesharim “(La senda de los justos). Ramjal señala primero que es necesario condenar el orgullo en las primeras etapas de la corrección y mejora  del comportamiento. En particular en los detalles del rasgo de “limpieza” (capítulo 11), que es un rasgo necesario para que una persona cumpla su obligación de ser Justo (comienzo del capítulo 13), en cambio, retrasa la explicación sobre la esencia de la humildad hasta estadios mucho más avanzados del desarrollo ético (Capítulos 22, 23). Esto se debe a que no es posible alcanzar la verdadera humildad sin primero adquirir una comprensión de los caminos de Di-s, que sólo se pueden aprender después de haber llegado a un estado de rectitud y piedad. Si verdaderamente conozco a Di-s, esto me lleva a llenarme de una verdadera humildad hacia Él. Esto no es simplemente un rechazo de la estupidez del orgullo, sino más bien un claro reconocimiento de la condición real del hombre, que no tiene nada más, que lo que Di-s lo ha dado.

Sobre la base de estas consideraciones, está claro por qué el Rambam* (Maimonides) ve el concepto de la humildad de una manera diferente a Muhammad Al-Farabi, con quien el Rambam por lo general acepta y coincide en su punto de vista sobre el alma. Al-Farabi siente que, como para los otros rasgos, la manera apropiada de ser humilde es el camino del medio, no tomar una posición extrema. Sin embargo, cuando el Rambam da consejos prácticos sobre la humildad, aconseja un enfoque extremo, es decir, una completa humildad. Y esta es la diferencia entre Israel y las otras naciones.

 

Fuente: "LAS RAÍCES DE LA FE: Principios Básicos de la Filosofía Judía" - una columna quincenal en Shabbat B'Shabbato (Instituto Zomet). Véase: http://www.zomet.org.il/eng - Va'eira 5777, número 1658.

 

*Baruch Spinoza —también conocido como Baruch de Espinoza o Benedict, Benito o Benedicto (de) Spinoza o Espinosa, según las distintas traducciones de su nombre, basadas en distintas hipótesis sobre su origen— (Ámsterdam, 24 de noviembre de 1632-La Haya, 21 de febrero de 1677) fue un filósofo neerlandés de origen sefardí portugués, heredero crítico del cartesianismo, considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés René Descartes y el alemán Gottfried Leibniz. Hostigado por su crítica racionalista de la ortodoxia religiosa, su obra cayó en el olvido hasta que fue reivindicada por grandes filósofos alemanes de principios del siglo XIX. Según Renan, «Schleiermacher, Goethe, Hegel, Schelling proclaman todos a una voz que Spinoza es el padre del pensamiento moderno».

———————————————————————————–

*Ramjal – Moshe Chaim Luzzatto (en hebreo) (1707 en Padua – 16 de mayo de 1746 en Acre (26 de Iyar 5506)), también conocido por el acrónimo hebreo RaMJaL, fue un prominente rabino judío italiano, cabalista y filósofo.

Nacido en Padua, recibió la educación clásica judía e italiana, mostrando una predilección por la literatura a una edad muy temprana. Sus escritos demuestran un vasto dominio del Tanaj, el Talmud, y los comentarios rabínicos y los códigos de la ley judía.

El punto de inflexión en la vida de Luzzatto llegó a la edad de veinte años, cuando recibió la instrucción directa de un ángel (conocido como un maggid). Aunque las historias de tales encuentros con entidades celestes no eran desconocidas en los círculos cabalísticos, era inaudito para alguien de una edad tan joven. Sus compañeros estaban cautivados por sus relatos escritos de estas “lecciones divinas”, pero las principales autoridades rabínicas italianas eran altamente sospechosas y amenazaban con excomulgarlo. Sólo cien años antes, otro místico joven, Shabbatai Zvi (1626-1676), había sacudido al mundo judío afirmando ser el Mesías. Aunque en un momento dado, Zvi había convencido a muchos rabinos europeos y de Oriente Medio de su demanda, el episodio terminó con él que se retractó y que convirtió al Islam. La comunidad judía global seguía sintiéndose así, y las semejanzas entre los escritos de Luzzatto y los de Zvi eran percibidos como particularmente peligrosos y heréticos.

Después de amenazas de excomunión y muchos argumentos, Luzzatto finalmente llegó a un entendimiento con muchos Rabbanim (prominentes rabinos), incluyendo su decisión de no escribir las lecciones del maggid o enseñar el misticismo. En 1735, Luzzatto dejó Italia y se mudo a Amsterdam, creyendo que en el ambiente más liberal allí, él podría seguir sus intereses místicos. Pasando por Alemania, apeló a las autoridades rabínicas locales para protegerlo de las amenazas de los rabinos italianos. Se negaron y lo obligaron a firmar un documento que decía que todas las enseñanzas del Maggid eran falsas.

El Ramjal llegó a Amsterdam, allí fue recibido con grandes honores y la comunidad quiso tomar a su cargo su manutención. Ramjal declinó esta oferta pues no quería depender de nadie, y se dedicó a hacer trabajos en vidrio.

Esperaba erigir una gran Yeshivá con numerosos alumnos, en Tzfat, la ciudad de los Cabalistas. Su esperanza se truncó al fallecer poco tiempo después de su arribo a la Tierra de Israel (el 26 de Iyar de 1747), hallando sepultura en la ciudad de Tiberíades junto a la tumba de Rabí Akibá, el gran maestro delTalmud.

La mayoría de sus escritos fueron quemados, aunque algunos sobrevivieron

———————————————————————————–

*Maimónides  – (Córdoba, 30 de marzo de 1138 – El Cairo, 12 de diciembre de 1204), Conocido también como Rabí Mosheh ben Maimon. Fue un médico, rabino y teólogo judío de al-Ándalus (en la actual España)
Nació en Córdoba (en la actual España),  en el seno de una distinguida familia, por vía paterna, de jueces rabínicos, estudiosos y dirigentes comunitarios, documentada desde el siglo X y que pretendía descender del Rabí Yehudá ha-Nasí, de la segunda mitad del siglo II, redactor de la Mishná. Su familia materna, por el contrario, era de humilde condición; su madre, que murió al darle a luz, era la hija de un carnicero; y su padre se volvió a casar. Era este un erudito formado en Lucena por rabí Yosef ha-Leví ibn Migash. Inició ya de pequeño sus estudios bíblicos y talmúdicos en la ciudad de Córdoba, pero en 1148 una ola de fanatismo almohade hizo que su familia tuviera que aparentar su conversión al Islam y cambiar a menudo de residencia por al-Ándalus. Vivió en la ciudad de Almería, donde dio cobijo en su casa a su maestro Averroes, hasta trasladarse en 1160 con sus hijos a Fez.  Allí residió durante solo cinco años, debido a la intolerancia almohade que les obligó a exiliarse, primero durante unos meses, en Palestina y finalmente en Egipto. Maimónides residió allí el resto de su vida junto a su familia, en la ciudad egipcia de Alejandría y después en la capital, Fustat (hoy El Cairo), donde se ganó la vida ejerciendo la medicina en la corte del visir Saladino, y luego en la del visir al-Fadl, hijo mayor de Saladino. Con este oficio obtuvo una gran fama y admiración popular. En 1177 fue nombrado dirigente de la comunidad judía de Egipto. Aun habiendo sido expulsado de España y viviendo en Egipto, Maimónides insistía en calificarse a sí mismo de “sefardí”.  Murió en Fustat el 13 de diciembre de 1204. Posteriormente su tumba fue trasladada a Tiberíades, en el actual Israel.

Su fama en la cultura europea se debe a su obra filosófica. Aunque esta fuera muy discutida por el judaísmo, entre otras razones por su fuerte oposición al misticismo de los cabalistas y su influencia aristotélica, se le considera la mayor figura posbíblica (según el proverbio “De Moisés a Moisés no hubo otro Moisés”). En ciertos ámbitos más conservadores se le llegó a considerar hereje de su religión, en especial, por ser el responsable de convencer a los caraístas de apartarse de sus prácticas originales, y acercándolos al judaísmo rabínico.

Fue muy conocido por sus coetáneos como médico, dejando una importante huella en la tradición popular que muestra a Maimónides, sobre todo, como un médico a quien se atribuyen milagros que le elevan al nivel de santo, un sabio juez y un rabino.

 

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario