Novedades
Inicio / Artículos / Filosofía y profecía- Parshat Miketz (Janucá)
Filosofía y profecía- Parshat Miketz (Janucá)

Filosofía y profecía- Parshat Miketz (Janucá)

LAS RAÍCES DE LA FE – Principios Básicos de la Filosofía Judía

Filosofía y profecía

– por el Rab Uri Sherki, Machon Meir, Rabino de la Congregación de Beit Yehuda, Jerusalén

Es cierto que el estado-nación que los Jashmona’im establecieron fue destruido hace mucho tiempo, y es muy probable que por esta razón la “Megillat Ta’anit” fue retirada de los libros sagrados, pero la fiesta de Janucá no ha sido cancelada. La razón espiritual interna de esto, aparece en la declaración en el Talmud de que la base de la festividad es “para dar a conocer el milagro” [Tratado de Rosh Hashaná 18b], es que la guerra cultural que comenzó en los días de los Jashmonaim no terminó en su época, sino más bien continuó durante mucho tiempo.

Todo este proceso puede entender mejor basándose en el análisis del rabino Avraham Bibago, un gran erudito del judaismo español (sefaradí), en el libro “Derech Emunah” – el camino de la fe. Rabí Avraham preguntó por qué el exilio de Edom ( Roma) duró tanto tiempo en comparación con los exilios de Egipto y Babilonia, que duraron 210 y 70 años, respectivamente. Él responde que el propósito de cada exilio era clarificar la diferencia entre el intelecto Divino -es decir, la profecía- y los demás enfoques que competían con él.

En Egipto, el elemento competitivo era el sentimiento sensorial, los sentidos. Es decir, la cultura egipcia antigua desarrolló las habilidades de los sentidos a su nivel final, como se podía ver en la magia y la sabiduría de los hechiceros de la Tierra de Egipto.

En Babilonia, la profecía compitió con la imaginación. Esto consiste en la habilidad de los babilonios para desarrollar el mundo de la imaginación en campos como los sueños, la astronomía y en sus estudios de ángeles.

Estos conflictos pudieron ser resueltos en un tiempo relativamente corto, con la profecía demostrando su supremacía sobre las demás alternativas. Sin embargo, el objetivo en Edom (Roma) es mostrar la diferencia entre el intelecto exaltado, la profecía, que es un rasgo único de Israel, y lo que el rabino Avraham Bibago llama el “sentido de la comprensión”. Es claro que propone esto como una descripción abreviada de la filosofía griega, que se presenta como igual a la intelecto de la profecia , pero está simplemente relacionada con los sentidos, en que sus primeros contactos comienzan con los sentidos. Sin embargo, puesto que la diferencia entre estos dos enfoques es muy delgada, este exilio continuará hasta que puedan ser diferenciados cabalmente.

Esta explicación del rabino Bibago fue reivindicada y confirmada con el correr de las generaciones. El fracaso del enfoque filosófico se hizo evidente a través del pensamiento de Immanuel Kant, quien trató de encontrar las raíces del intelecto puro y al final concluyó que esto es imposible, porque toda la comprensión se basa en los sentidos. Y desde entonces, la filosofía llegó a un callejón sin salida, del que no ha podido recuperarse.

Luego de la muerte de Kant, surgió por primera vez la idea, en el ámbito internacional, de establecer un estado renovado para los judíos, en una declaración de Napoleón cuando conquisto Eretz Israel. Cuando la polémica con la filosofía llegó a su fin, ya no había necesidad del exilio. El milagro del tarro de aceite había alcanzado su meta y había llegado el momento de regresar a Sión y renovar el significado nacionalista de Jánuca.

En las generaciones recientes ha habido intentos de revitalizar el tema de la “filosofía judía”, basado en la suposición de que no hay diferencia significativa entre el mensaje que se aprendemos del Tanaj y los valores del humanismo. Sin embargo, en verdad, la palabra de Di-s, es decir, la profecía, no puede ser minimizada para encajar en la dimensión de la comprensión humana. La palabra, es una manifestación de la voluntad divina y no una ley general de la naturaleza. Por lo tanto, la misión para nuestra generación es renovar la cultura de la profecía, que será la fuente de la difusión de la Torá de Sión, con el objetivo de iluminar la oscuridad moral e intelectual del mundo.

 

Fuente: "LAS RAÍCES DE LA FE: Principios Básicos de la Filosofía Judía" - una columna quincenal en Shabbat B'Shabbato (Instituto Zomet). Véase: http://www.zomet.org.il/eng - Mikeitz 5777, número 1654.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*