Novedades
Inicio / Artículos / Como el Líbano- Parashat Vayeilech (TShuvah)

Como el Líbano- Parashat Vayeilech (TShuvah)

 

Notas de la Hafṭara

Como el Líbano

– por el Rabino Uri Sherki, Majón Meir, el rabino de la Congregación Beit Yehuda, Jerusalén

La Haftará de esta semana comienza con la llamada ” Vuelve, oh Israel, al SEÑOR tu Dios, pues has tropezado a causa de tu iniquidad ” [Oseas 14: 2]. Esto está dirigido hacia el Reino de Israel (el reino del norte), donde Oseas profetizó. Por lo tanto, utiliza los nombres de Israel y Efraim que son pertinentes para las tribus del norte. La principal razón por la cual el arrepentimiento  les era difícil a las tribus del norte, era debido su alejamiento del servicio santo en el Templo de Jerusalém, que comenzó en los días en que el Reino del Norte fue establecido por Yerovam. Esto explica por qué el profeta propone un camino de arrepentimiento que no incluye la expiación sobre la base de sacrificios, los cuales están prohibidos fuera de Jerusalém. En cambio, se les aconseja hacer uso de la palabra. “Tomad con vosotros palabras, y volveos al SEÑOR. Decidle: Quita toda iniquidad, y acéptanos bondadosamente, y nuestros labios podrán substituir los toros. “[Ibid.14: 3]. El énfasis en los toros y no en las ovejas, es porque se trata de una cuestión de expiación por los pecados, que se consigue en Yom Kipur cuando el sumo sacerdote sacrifica un toro.

El pueblo de Israel se les ha prometido que si su arrepentimiento es real van a alcanzar el mismo nivel de expiación que se puede lograr a través de sacrificios. Tres expresiones en la Haftara mencionan el Líbano: ” Seré como rocío para Israel; florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como los cedros del Líbano ” [Ibid.14: 6]; ” Brotarán sus renuevos, y será su esplendor como el del olivo, y su fragancia como la de los cedros del Líbano ” [Ibid.14: 7]; ” Su fama será como la del vino del Líbano ” [Ibid.14: 8]. Estos tres elementos se corresponden con los sacrificios – la carne de los animales, el incienso y la libación de vino. Estos son todos traídos “Líbano”, que es uno de los nombres del templo (ver Rashi, Devarim 4:25). Y “…será su esplendor como el del olivo” [Ibid.14: 7] es una referencia al aceite del sacrificio Minjá.

Gracias a  esta profecía de Oseas, que ocurrió en un entorno histórico exclusivo para Reino del norte, fue desarrollada esta gran idea la cual también nos ofrece consuelo a nosotros, los exiliados del Reino de Yehuda (Judea), durante todo el tiempo que no tenemos el altar del templo que nos proporcione la expiación. Esta idea es que el arrepentimiento es suficiente para la expiación por todos los pecados. (Ver Rambam, Hiljot Teshuvá 1: 3)

Pero esto plantea una pregunta obvia. Si el arrepentimiento puede expiar todos los pecados, ¿por qué la necesidad del complejo conjunto de rituales que realiza el Sumo Sacerdote en Yom Kipur? ¿Por qué es tan importante para nosotros para enfatizar, en la oración de Musaf de Yom Kippur,  nuestro anhelo por la renovación de los sacrificios de expiación y el envío el macho cabrío al desierto?

La respuesta a esta pregunta es que anhelamos que llegue el momento en que el arrepentimiento personal, que cada persona lleva a cabo, forme parte de una actividad pública general de la Nación. El Sumo Sacerdote incluye todas las almas de Israel dentro de su personalidad. En los tiempos del templo, Yom Kipur era un momento de gran alegría (ver Tratado de Taanit 26b), ya que había una sensación general de seguridad de la expiación, mientras que la carga principal del servicio estaba en los hombros del Sumo Sacerdote ,el resto de las personas expresaban su deseo de sumarse a él a través del ayuno. En cambio, hoy en día, cada uno de nosotros actúa de formal individual para expiar los propios pecados, sin ninguna experiencia combinada de la expiación general. Esto en sí mismo es una terrible carencia que hay que trabajar duro para rectificar.

Los trece rasgos de misericordia listados de Miqueas (7: 18-20) que se leen después de las palabras de Oseas demuestran que, de todos modos, Di-s desea encontrar caminos de expiación para Israel en cualquier momento.

 

Fuente: "NOTAS DE LA Hafṭarah" - una columna quincenal en Shabat B'Shabbato (Instituto Zomet) Ver: http://www.zomet.org.il/eng - Vayeilech 5776, edición 1644.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario