Novedades
Inicio / Artículos / “No hemos perdido nuestra esperanza” – Parashat Bejukotai
“No hemos perdido nuestra esperanza” – Parashat Bejukotai
Zig-Zag paso (Wikicommons)

“No hemos perdido nuestra esperanza” – Parashat Bejukotai

Notas de la Hafṭara

No hemos perdido nuestra esperanza”

– por el Rabino Uri Sherki, Majón Meir, rabino de la Congregación Beit Yehuda, Jerusalén

La queja del profeta Jeremías sobre el flagelo de la adoración de ídolos que fue practicada por los Hijos de Israel adquiere un significado especial en vista de la revolución espiritual que estaba por tener lugar durante sus días. Al final de la época del Primer Templo, quienes tenían la intuición a través del Espíritu Santo eran capaces de sentir que el final del paganismo se acercaba, o al menos que estaba a punto de llegar a ser mucho más débil de lo que había sido en el pasado . ¡Oh SEÑOR, fuerza mía y fortaleza mía,  refugio mío en el día de angustia! A ti vendrán las naciones desde los términos de la tierra y dirán: Nuestros padres heredaron sólo mentira, vanidad y cosas sin provecho. [Jeremias16:19]

Esta profecía puede estar vinculada al surgimiento del pensamiento crítico que se expresaría más tarde con el desarrollo de la ciencia y la filosofía griegas y que erradicaría del mundo las concepciones mitológicas que hasta ese momento dominaban indiscutiblemente en el espíritu humano. Nuestros sabios vinculan este cambio a la partida de la Shejiná, del mundo (en forma de un cachorro de fuego que se escapó del Santo de los Santos- Tratado de Yoma 69b) y el fin de la era de la profecía. Aun así esto llevó, indirectamente, a la revocación del deseo de adoración de ídolos en Israel, en particular, y en gran medida en el resto del mundo.

En un mundo donde la idolatría está a punto de perder su relevancia, podríamos preguntarnos por qué es específicamente la nación de Di-s que sigue tendiendo a adorar ídolos. Y esa es la base de las palabras de reproche por parte del profeta: “¿Puede hacer el hombre dioses para sí? ¡Pero no son dioses!  ” [Ibid.16:20]. Es decir, incluso para aquellos entre las otras naciones que adoraban ídolos esta tendencia ha comenzado a perder su atractivo, ¿Podría ser que aun así está inclinación a seguir con la idolatría tenga algo elevado en sí? La nación de Israel es considerada de “dura cerviz” no sólo en lo negativo, sino también en el sentido positivo, en cuanto a que no se apresura a convencerse y arrepentirse, ” que no están dispuestos a aceptar fácilmente un reproche” [Maharal de Praga, Netzaj Israel , capítulo 14].Los Hijos de Israel no cambian de opinión hasta que están completamente convencidos por los argumentos de la persona que los reprende. No serán convencidos por meras habilidades oratorias.

La naturaleza de dura cerviz de Israel es la razón por la que su historia está tan llena de graves crisis, que consisten en la destrucción y la reconstrucción, lo que causa que cambie su naturaleza misma  a medida que pasa el tiempo. “Por tanto, he aquí, voy a darles a conocer, esta vez les haré conocer mi mano y mi poder; y sabrán que mi nombre es EL SEÑOR.” [Ibid. 16:21]

Los continuos altibajos, elevaciones y declives, de la nación de Israel “Al realizar la voluntad de Di-s ningún pueblo puede tener control sobre Ti, pero cuando no realizas la voluntad de Di-s se te entregará a una nación inferior” [Tratado de Ketuvot 66b]. Este constante zigzag podría poner en peligro la existencia misma de Israel. Sin embargo, un mecanismo de seguridad se puso en marcha con antelación de modo que garantiza la existencia de la nación. Este, es el templo del cielo – el deseo del Santo, bendito sea, para ser revelado en la historia a través de la nación de Israel, un deseo que apareció en el comienzo mismo de la Creación. Esta idea consoladora es descrita por Jeremías en la Haftará como ” Trono de gloria, enaltecido desde el principio, es el lugar de nuestro santuario ” [Ibid. 17:12]. Y esta es nuestra fuente que nos da esperanza: “Di-s es la esperanza de Israel” [Ibid.17:13].

Por lo tanto, al final, esta Haftará de reproche y censura, termina con una nota optimista: ” Sáname, oh SEÑOR, y seré sanado ;sálvame y seré salvo, porque tú eres mi alabanza. ” [Ibid. 17:14].

 

Fuente: "NOTAS DE LA Hafṭarah" - una columna quincenal en Shabat B'Shabbato (Instituto Zomet) Ver: http://www.zomet.org.il/eng - Bejukotai 5776, edición 1625.


										
					
									

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario