Novedades
Inicio / Estudio y Literatura / Parashat Bejukotai- Haftara
Parashat Bejukotai- Haftara

Parashat Bejukotai- Haftara

Jeremías 16  (19 hasta 21)

 La restauración prometida

¡Oh SEÑOR, fuerza mía y fortaleza mía,  refugio mío en el día de angustia!
A ti vendrán las naciones desde los términos de la tierra y dirán:
Nuestros padres heredaron sólo mentira, vanidad y cosas sin provecho.

¿Puede hacer el hombre dioses para sí? ¡Pero no son dioses!
Por tanto, he aquí, voy a darles a conocer, esta vez les haré conocer mi mano y mi poder;

y sabrán que mi nombre es el SEÑOR.

Jeremías 17  (1 hasta 14)

El pecado imborrable de Judá

El pecado de Judá está escrito con cincel de hierro,
con punta de diamante está grabado sobre la tabla de su corazón
y en los cuernos de sus altares.
Como ellos se acuerdan de sus hijos,
así se acuerdan de sus altares y de sus Aseras
junto a los árboles frondosos, en las altas colinas.
Oh montaña mía en el campo,
tus riquezas y todos tus tesoros entregaré al saqueo,
a causa del pecado de tus lugares altos en todo tu territorio.
Y por tu causa harás que se pierda la heredad
que yo te di;
te haré servir a tus enemigos
en una tierra que no conoces;
porque habéis prendido un fuego en mi ira
que arderá para siempre.
Así dice el SEÑOR:
Maldito el hombre que en el hombre confía,
y hace de la carne su fortaleza,
y del SEÑOR se aparta su corazón.
Será como arbusto en el yermo
y no verá el bien cuando venga;
habitará en pedregales en el desierto,
tierra salada y sin habitantes.
Bendito es el hombre que confía en el SEÑOR,
cuya confianza es el SEÑOR.
Será como árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces junto a la corriente;
no temerá cuando venga el calor,
y sus hojas estarán verdes;
en año de sequía no se angustiará
ni cesará de dar fruto.
Más engañoso que todo, es el corazón,
y sin remedio;
¿quién lo comprenderá?
Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón,
pruebo los pensamientos,
para dar a cada uno según sus caminos,
según el fruto de sus obras.
Como perdiz que incuba lo que no ha puesto,
es el que adquiere una fortuna, pero no con justicia,
en la mitad de sus días lo abandonará,
y al final será un insensato.
Trono de gloria, enaltecido desde el principio
es el lugar de nuestro santuario.
Oh SEÑOR, esperanza de Israel,
todos los que te abandonan serán avergonzados.
Los que se apartan de ti serán escritos en el polvo,
porque abandonaron al SEÑOR, fuente de aguas vivas.
Sáname, oh SEÑOR, y seré sanado;
sálvame y seré salvo,
porque tú eres mi alabanza.

Acerca de Centro Mundial Noájida

Centro Mundial Noájida
Nuestros objetivos: Difundir el mensaje de la Torá al mundo no judío. Actuar centralizando toda la actividad en nuestra sede en Jerusalén, en relación con los noájidas en todo el mundo. Servir como un centro de recursos de información y asesoramiento acerca de los principios y prácticas religiosas. Ayudar a establecer comunidades de noájidas en todo el mundo y brindarles apoyo. Establecer un vínculo entre el mundo no-judío y la tradición judía y los rabinos, incluyendo el reconocimiento formal de los Noájidas por las instituciones religiosas y nacionales del pueblo judío.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*