Novedades
Inicio / Artículos / “Antes de la venida del día de Di-s” – Parashat Metzora (Shabat Hagadol)

“Antes de la venida del día de Di-s” – Parashat Metzora (Shabat Hagadol)

Parashat Metzora (Shabat Hagadol)- Notas de la Hafṭara

“Antes de la venida del día de Di-s”

– por el Rabino Uri Cherki, Majón Meir, el rabino de Beit Yehuda Congregación, Jerusalén

Elías el profeta ofreció sacrificios Olah* fuera del templo, al parecer estaba cometiendo un pecado, con el fin de hacer que los Hijos de Israel  se arrepientan de sus conductas erradas. Y este hecho se corresponde con la sentencia de la Halajá: Un profeta puede cancelar una mitzva de forma temporal ( “hora’at sha’ah”), tal como está escrito, “Es el momento de actuar para Di-s, han violado Tu Torá “[Salmos 119: 126].

Elías aprendió este concepto (de descender al nivel moral de la nación) de Aharon, el Sumo Sacerdote y hermano de Moisés, que participó activamente en el pecado del becerro de oro y se unió a la gente en su hora de necesidad. Moisés, por el contrario, descendió del Monte Sinaí y de inmediato trató a los pecadores con estricta justicia. Podemos decir que Moisés asume que el hombre es inherentemente bueno, y por lo tanto ningún pecado puede ser aceptado. Aharon, por el contrario, reconoce la posibilidad práctica de pecado y deja espacio para la expiación. Moisés  funciona en un modo de “le’jatjila” – a priori – mientras que Aharon juzga el asunto “be’di’avad” – después de los hechos. La manera de combinar estos dos enfoques es entender que el hombre es, en efecto intrínsecamente bueno, pero que a veces puede cometer un pecado (el pecado es un fenómeno externo y temporal, el pecado es contingente al hombre, no intrínseco).

Podemos ver un ejemplo de la combinación de estos enfoques (y también de la conducta de Isaías mencionada anteriormente) en el precepto del Sacrificio de Pesaj, en Egipto, en la porción de la Torá de Bo. El cordero para el sacrificio es sacrificado fuera del templo (y fuera de los límites de la Tierra de Israel), la dispersión de la sangre y el consumo del sacrificio tuvo lugar dentro de los hogares de la gente de Israel, de una manera muy singular e inusual (la hogares de las personas adquieren un papel similar al del Altar del templo, donde se rocía la sangre de los sacrificios, y la carne del sacrificio, se “come” en el altar). Todo esto se hace de manera temporal ( “sha’ah hora’at”), en el propio Egipto. Y no se repite en las generaciones posteriores.

Sin embargo, en este caso, las personas están siguiendo una orden explícita dada a ellos por Di-s. No es casualidad que la invocación inicial a este precepto comienza con las palabras: “Y Di-s dijo a Moisés  y a Aharon en la tierra de Egipto, diciendo…” [Exodo 12: 1]. Este es un punto unificador, donde la Torá de Moisés  y la Torá de Aharon se encuentran y unifican.

En la Haftará de Shabat HaGadol, Malaquías, el último de los profetas, delinea y bosqueja para el pueblo el camino que llevará al exilio, para cuando la profecía ya no exista dentro de Israel: ” Acordaos de la (ley) Torá de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en (el monte) Horeb para todo Israel “. [Malaquías 3:22]. La Torá de Aharon no es útil en momentos en que no existe profecía. Pero, por otro lado, la Torá de Moisés  podría ser una causa de gran debilidad y temor en los corazones de la gente, ya que no es seguro que vayan a ser capaces de vivir sin cometer un pecado .¿Que harán en caso de pecar? ¿Cómo podrán pararse en el día del juicio ?  Ya que no habrá profetas que les pueden dar un respiro temporal y que les mostrará cómo arrepentirse! Y por lo tanto, el profeta termina su declaración con palabras de consuelo: ” He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible.  El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo a devastar toda la tierra”. [Ibíd. 3: 23-24].

Antes de que el día del juicio llegue, el Santo, bendito sea, devolverá a su pueblo el espíritu de la profecía, y en concreto la profecía de Elías. Él conocía el secreto de la reparación, y con su ayuda la gente va a reparar la situación y sus actos, ambos, padres e hijos. De esta manera todos ellos podrán llegar al Día del Juicio “con las manos limpias y un corazón puro”. [Salmos 24: 4]

 

Fuente: "NOTAS DE LA Hafṭarah" - una columna quincenal en Shabat B'Shabbato (Instituto Zomet) Ver: http://www.zomet.org.il/eng - Metzora 5776, edición 1620.

 

*Sacrificio Olah: Llamado “holocausto” en el judaísmo (en hebreo: קָרְבַּן עוֹלָה, olá korbán), es una forma de sacrificio descrito por primera vez en la Biblia Hebrea. El término se utilizó por primera vez de los sacrificios de Noé. Como un homenaje a Di-s, una ofrenda , la cual era completamente quemada en el altar. Otros sacrificios (por ejemplo un sacrificio de bienestar) era parcialmente quemado y la mayor parte se comía.

Durante los períodos del Primer Templo y el Segundo Templo, el holocausto era un sacrificio de animales, dos veces al día ofrecidos en el altar en el templo de Jerusalén, los cuales eran completamente consumidos por el fuego. La piel del animal, sin embargo, no era quemada, y era entregada a los sacerdotes de su respectivo grupo sacerdotal. Estas pieles se enumeran como uno de los veinticuatro regalos sacerdotales en Tosefta Hallah.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: