Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Entrando y saliendo – Parashat Ajarei Mot

Entrando y saliendo – Parashat Ajarei Mot

Entrando y saliendo – Parashat Ajarei Mot

  • Por el Rabino Uri Sherki (Traducido del hebreo)

Hay tres maneras de entrar al Lugar Santísimo (Kodesh Hakodashim – Sanctum sanctorum) del Templo.

Uno es ser como Moisés, que entraba en el área sagrada sin ninguna preparación especial, sin usar vestimenta sacerdotal, sin sacrificios, y sin necesidad de enviar una cabra al desierto. Moisés es el modelo ideal de un hombre sin ningún defecto. Él no necesita reparar nada antes de entrar, y simplemente escucha la palabra de Di-s emanando de entre los dos querubines.

La segunda posibilidad es ser como Aarón y realizar el servicio sagrado que se describe en la porción de la Torá de Ajarei-Mot (“Después de la muerte”: en referencia a los dos hijos de Aaron, Nadab y Abihu, que murieron en el octavo día de la inauguración del tabernáculo). Aaron, cuya tarea es acercar a las personas que están lejos y reparar sus pecados o desviaciones, le es permitido ingresar a la zona sagrada si hace todo lo necesario para eliminar los obstáculos, que quedan remanentes por los pecados del pueblo. Lo que hace es elevar, a través del sacrificio, las fuerzas del emprendimiento vital, simbolizadas por un toro, y separar entre las fuerzas tempestuosas del alma que son dignas de unir las fuerzas más sagradas, simbolizadas por la cabra que se sacrifica, separándolas de los aspectos de esas fuerza que deben ser descartados del alma, simbolizada por la cabra que es expulsada y arrojada al desierto.

La tercera forma de entrar en el Lugar Santísimo es la de los sumos sacerdotes en las generaciones posteriores. El sacerdote , que no es el mismo Aaron, pero que ha heredado su estatus, debe aprovechar un momento único que le posibilitará llevar a cabo la carga de expiar los pecados de Israel. Esto sucede una vez cada año, en Yom Kippur (el día del perdón), que es un momento en que la expiación es especialmente relevante.

El anhelo por la santidad, es decir, el deseo de reunirse con la fuente de la vida, es un impulso constante dentro del alma del hombre Este impulso implica cierto peligro, como se vio en las muertes de Nadab y Abihu.

El nombre de Aaron se enfatiza en la descripción de los trabajos realizados en el Templo (el tabernáculo): “Habla con Aaron … Deja que Aaron de … Deja que Aaron se sacrifique “, y varias veces más aparece en el relato. Pero en la descripción de cuando Aaron debe entrar en el Lugar Santísimo, Kodesh Hakodashim, su nombre – Aaron- no aparece en absoluto: “Deje que él tome un recipiente lleno … Deje que él traiga … Deje que él ponga el incienso … Deje que él lo rocíe la sangre … ” y así sucesivamente. Esto es muy desconcertante, especialmente en vista del hecho de que nadie más puede estar en ese sitio con él: ” Cuando Aarón entre a hacer expiación en el lugar santo, nadie estará en la tienda de reunión hasta que él salga, para que haga expiación por sí mismo, por su casa y por toda la asamblea de Israel “[Levítico 16:17]. ¡La única persona que está allí en este momento es Aarón!

La respuesta a esta anomalía debe ser que en ese momento Aaron pierde su individualidad, como resultado de la experiencia sagrada que él está atravesando. Esta es una pérdida temporal de su personalidad, respecto al lugar Divino donde se da la revelación. Sin embargo, si ese es el caso, existe una clara posibilidad de que el sumo sacerdote no quiera volver a nuestro mundo, después de haber probado la maravillosa experiencia y sentido su propia insignificancia en relación con la

Shejina, la presencia divina. Tal elevación espiritual significativa trae un placer supremo al Sumo Sacerdote, pero no es esto muy bueno para las personas que lo enviaron en esta misión, el pueblo de Israel, quienes lo enviaron a fuente de toda la vida, al lugar Sagrado, para traer abundancia a nuestro mundo. Y es por eso que está escrito en el libro del  Zohar que se ataba una cuerda al pie del Sumo Sacerdote, para que no olvidara el mundo externo, el cual había sido enviado a reparar.

Es por eso que la cima de Yom Kippur, el momento más importante, no es cuando el Sumo Sacerdote entra el Lugar Santísimo, el Kodesh Hakodashim y sino cuando sale de él, y así decimos: “Qué maravilloso ver al Sumo Sacerdote cuando salía del lugar más Sagrado en paz”. [Oración Mussaf de Yom Kippur].

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: