Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / Templo construido y destruido -Parasha Pekudei

Templo construido y destruido -Parasha Pekudei

El Templo construido y destruido -Parasha Pekudei

– Por el Rabino Uri Sherki (traducido del hebreo)

En la parasha de nuestra semana Parashat Pekudei, se concluye el trabajo del Mishkan. La Torá dice en nuestra parasha: ” Esta es la suma de los mandamientos del tabernáculo, el tabernáculo del testimonio” (Éxodo 38:21).

Nuestros sabios se preguntaron el porqué la doble repetición de la palabra Mishkan (tabernáculo), “… los mandamientos del Tabernáculo, el Tabernáculo…”, y aprendieron ellos, JaZa”l, de aquí según el midrash (Midrash Tanjuma Pekudei 2), Que aquí hay una insinuación de que el Mishkan estaba destinado a ser destruido. Para enseñarnos que la presencia y reposo de la Divina Shejiná en el mundo inferior, es una cuestión muy frágil en este mundo, y no puede persistir a lo largo de la historia. Esto debe entenderse, debido a que el Tabernáculo es la aparición de la Shejiná de los mundos superiores, la Presencia Divina que se origina en el infinito, dentro de nuestro mundo finito, limitado e inferior.

Se puede decir que la presencia del mundo superior, trascendente, dentro del mundo natural, inmanente, es en cierto sentido como un elemento ajeno, una presencia extraña, dentro de la realidad.

Y es aquí donde hay una especie de rebelión de la naturaleza contra cualquier cuerpo, incluso si este es santo, que le parece extraño y que no se adecua a sus formas naturales. Y por lo tanto la naturaleza del Santo Templo (Mikdash /Mishkan) es ser destruido! Por lo menos mientras la historia esté regida por las leyes de la naturaleza, y hasta que se construya el tercer templo, donde habrá una compatibilidad entre el Santo Templo y el Mundo.

Es decir, cuando el mundo entero sea elevado a ser enteramente como un Templo, como explicaron nuestros rabinos: “Jerusalén está destinada a llegar hasta las puertas de Damasco”, en su interpretación del Cantar de los Cantares: “Tu cuello, como torre de marfil, tus ojos, como los estanques en Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim; tu nariz, como la torre del Líbano que mira hacia Damasco. 

(Cantares 7:5) y” la Tierra de Israel llegara a todo el mundo”, así como el Mikdash, El Santo Templo llegará a toda Jerusalén, como se menciona en las palabras del profeta:” Entonces alcé los ojos y miré, y he aquí, vi un hombre con un cordel de medir en la mano. Y le dije: ¿Adónde vas? Y me respondió: A medir a Jerusalén para ver cuánta es su anchura y cuánta su longitud (Zacarias 2: 1-2).

Cuando la Santidad sea propagada en el mundo, el Templo ya no será destruido. De hecho, podemos decir que la historia esta planificada con antelación, como una serie de períodos en los cuales en algunos el Santo Templo existe, y en otros el Templo se destruye, y esta interacción entre lo trascendente y la naturaleza (inmanente) es lo que hace avanzar al mundo.

En nuestro parashá aparece dieciocho veces la expresión “como el Señor le ordenó a Moisés”, por lo que se puede decir que aquí hay un indicio de la manera en que el Santo Templo, El Mikdash, completa la creación. En el acto del Génesis se dice nueve veces: “Y dijo Dios”. Como dicen nuestros Sabios, que: “con diez dichos (principios) se creó el mundo” (Tratado de Avot 5: 1), pero el primer “Dicho” es ‘Bereshit’, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Genesis 1:1), es este un “dicho” no revelado, la criatura puede percibir solamente nueve “dichos”(Ma’amar). La Guemara, El Talmud de Babel, en el tratado Ketubot 5, establece: “Las obras de los Justos son más grandes que las del cielo y la tierra”, ya que respecto al principio del Génesis dice el profeta: ” Ciertamente mi mano fundó la tierra, y mi diestra extendió los cielos; cuando los llamo, comparecen juntos. ” (Isaías 48:13) , o sea, que el Santo, bendito sea Él, creó Su mundo con una sola mano, mientras que respecto al Santo Templo, el Mikdash, se dice: ” Tú los traerás y los plantarás en el monte de tu heredad, el lugar que has hecho para tu morada, oh SEÑOR, el santuario, oh Señor, que tus manos han establecido. ” (Shemot 15:17) – sus dos manos. Si entendemos estos así, esto significa que en el Templo hay una conexión entre la mano que creó los cielos y la mano que creó la tierra. El Santo Templo revela la unidad de la creación. Y es por esto que hay una duplicación de los “dichos” en la construcción del Mishkan. En lugar de nueve “dichos” (como en el Genesis), aqui hay dieciocho “dichos”. Y referente a estos leemos dieciocho veces en nuestra parashá, ” como el Señor le ordenó a Moisés “.

A primera vista, una vez que se completó el plan de la creación, con la construcción del Mishkan , el Tabernaculo, esperaríamos que la Torá esté completada y se termine aquí. Y de hecho nuestra parashá termina con las famosas palabras: ” Porque la nube del SEÑOR estaba de día sobre el tabernáculo, y de noche había fuego allí ante los ojos de toda la casa de Israel” (Éxodo 40:38), palabras muy similares a las palabras al final de la parasha Zot Ha-Braja: “ y por la mano poderosa y por todos los hechos grandiosos y terribles que Moisés realizó ante los ojos de todo Israel(Deuteronomio 34:12), verso con el cual realmente termina la Tora.

Y entoncesaparentemente deberíamos terminar la Torá en nuestra Parasha de Pekudei, porque ya aparece el descanso de la Shejiná , la presencia Divina ,en nuestro mundo inferior, pero aquí encontramos palabras adicionales: “…ante los ojos de todo Israel …en todos sus viajes. “(Éxodo 40:38) porque el Templo fue fijado en su correspondiente lugar, se hizo mientras de viajaba, en el desierto, todavía no había sido fijado en la Tierra de Israel, todavía no había total unidad y completo reposo de la Shejiná en el sitio destinado, el lugar ideal en el Monte Moriah , en Jerusalén.

Que seamos merecedores de que pronto construyamos el Santo Templo y seamos propios a la bendición que Moisés, quien bendijo a los Hijos de Israel que la Shejiná residirá en el mundo por la obra de sus manos. (Ver el comentario de Rashi, en el párrafo de Éxodo 39:43)

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: