Noticias Destacadas
Inicio / Artículos / El reproche y la reconciliación – Parashat Vayigash

El reproche y la reconciliación – Parashat Vayigash

El reproche y la reconciliación – Parashat Vayigash

-Por el Rav Uri Sherki (traducido del hebreo)

Aunque José sabía que su padre estaba vivo, ya que sus hermanos se lo habían dicho anteriormente, sin embargo, cuando se reveló ante sus hermanos él les dijo: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él.” (Genesis 45:3). ¿Por qué dijo esto? Su intención no fue desde ya el saber si Jacob estaba vivo, sino para responder al reproche de Yehuda, quien afirmó en los oídos de José  (en el principio de la Parasha):

“Y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre ya anciano y un hermano pequeño, hijo de su vejez. Y su hermano ha muerto, así que sólo queda él de los hijos de su madre, y su padre lo ama. Entonces tú dijiste a tus siervos: “Traédmelo para que yo lo vea. Y nosotros respondimos a mi señor: “El muchacho no puede dejar a su padre, pues si dejara a su padre, éste moriría. Tú, sin embargo, dijiste a tus siervos: “Si vuestro hermano menor no desciende con vosotros, no volveréis a ver mi rostro. … Y mi padre, tu siervo, nos dijo: “Vosotros sabéis que mi mujer me dio a luz dos hijos; el uno salió de mi lado, y dije: `Seguro que ha sido despedazado’, y no lo he visto desde entonces. “Y si también os lleváis a éste de mi presencia, y algo malo le sucede, haréis descender mis canas con dolor al Seol. Ahora pues, cuando yo vuelva a mi padre, tu siervo, y el muchacho no esté con nosotros, como su vida está ligada a la vida del muchacho, sucederá que cuando él vea que el muchacho no está con nosotros, morirá. … Porque yo, tu siervo, me hice responsable del muchacho con mi padre, diciendo: “Si no te lo traigo, que lleve yo la culpa delante de mi padre para siempre. Ahora pues, te ruego que quede este tu siervo como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho suba con sus hermanos. Pues, ¿cómo subiré a mi padre no estando el muchacho conmigo, sin que yo vea el mal que sobrevendrá a mi padre?” (Genesis 44:20-34)

De modo que Yehuda insinuaba que José , aun sin saber que era su hermano, sino como mandatario egipcio, no se apiadó de un viejo padre, y que su comportamiento fue cruel.

Y entonces aquí José pone claramente esta afirmación y pregunta frente al rostro de sus hermanos: “Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? “, diciéndoles de manera indirecta: “Soy Yosef. ¿acaso cuando me vendieron, se preocuparon por el bienestar de nuestro padre? ¡¿Vive todavía mi padre después de lo que ustedes le hicieron?!

Aquí vemos una regla fundamental relacionada al reproche, y es precisamente el área en la que una persona esta segura que no será reprochada en el momento del juicio, un tema donde la persona cree que tiene una gran virtud. Justamente, en este mismo tema, en esta área es donde uno es juzgado. Y por esto es que el Talmud afirma que el rabino Yojanan lloraba cuando leía este verso de nuestra Parasha y decia: “¡Ay de nosotros, en el Dia del reproche! (Ay de nosotros cuando hacemos un reproche a alguien!!”) .

————————————————————————————

Nuestra Parasha muestra el encuentro entre Yehuda y Yosef , no solo en sentido del relato del texto biblico, sino también respecto a sus diferentes perspectivas. Yehuda y Yosef discutian en cuanto a cómo administrar los asuntos de la familia descendiente de los patriarcas. Yehuda estaba convencido que la nación debería establecerse en la Tierra de Israel, como una entidad política que atraería las personas interesadas en su influencia espiritual, mientras que Yosef creía que debía preferirse una acción que pasase desapercibida entre las naciones, especialmente en torno a las grandes potencias, como el Egipto de aquellos días, y de esa forma corregir al mundo allí, desde el mismo exilio. Es por esto, que Yosef se separó de sus hermanos y actuó aisladamente de ellos.

Al final, la Halaja fue decidida por nuestro padre Jacob, quien, aunque hay un lugar temporal para el método de Yoséf, pero solo como necesaria para protección de la vida del ghetto, la zona de “Gosen”, con todo esto, al final, La halaja es como Yehuda , como esta escrito: “Y Jacob envió a Judá delante de sí para encontrar a José, e instruirlo delante de él, en el camino a Gosén; y llegaron a la tierra de Gosén.”(Genesis 46:28), para establecer allí una casa de estudios,un Beit midrash, del cual saldría la enseñanza según Yehuda. Sin embargo, Yehuda no fue enviado directamente a Gosen sino a encontrar primero a Yosef, porque para establecer el estado de Yehuda, uno debe aprender primero del talento que Yosef adquirió en las ciencias políticas, en el exilio egipcio.

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*