Novedades
Inicio / Artículos / Parashat Shemot – Haftara
Parashat Shemot – Haftara

Parashat Shemot – Haftara

Parashat Shemot – Haftara (Sefaradies)

Jeremías 1

 (1 – 19)

Llamamiento y comisión de Jeremías 

Palabras de Jeremías, hijo de Hilcías, de los sacerdotes que habitaban en Anatot, en la tierra de Benjamín, a quien vino la palabra del SEÑOR en los días de Josías, hijo de Amón, rey de Judá, en el año trece de su reinado. También vino a él la palabra en los días de Joacim, hijo de Josías, rey de Judá, hasta el fin del año once de Sedequías, hijo de Josías, rey de Judá, hasta el destierro de Jerusalén en el mes quinto. Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo:  Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré, te puse por profeta a las naciones. Entonces dije: ¡Ah, Señor DIOS! He aquí, no sé hablar, porque soy joven. Pero el SEÑOR me dijo: No digas: “Soy joven, porque adondequiera que te envíe, irás, y todo lo que te mande, dirás. No tengas temor ante ellos, porque contigo estoy para librarte — declara el SEÑOR. Entonces extendió el SEÑOR su mano y tocó mi boca. Y el SEÑOR me dijo: He aquí, he puesto mis palabras en tu boca. Mira, hoy te he dado autoridad sobre las naciones y sobre los reinos, para arrancar y para derribar, para destruir y para derrocar, para edificar y para plantar. Vino entonces a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y yo respondí: Veo una vara de almendro. Y me dijo el SEÑOR: Bien has visto, porque yo velo sobre mi palabra para cumplirlaPor segunda vez vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: ¿Qué ves tú? Y respondí: Veo una olla hirviendo que se vuelca desde el norte. Y me dijo el SEÑOR: Desde el norte irrumpirá el mal sobre todos los habitantes de esta tierra. Porque he aquí, llamo a todas las familias de los reinos del nortedeclara el SEÑORy vendrán y cada uno pondrá su trono a la entrada de las puertas de Jerusalén, frente a todos sus muros alrededor y frente a todas las ciudades de Judá. Y yo pronunciaré mis juicios contra ellos por toda su maldad, porque me abandonaron, ofrecieron sacrificios a otros dioses y adoraron la obra de sus manos. Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate y diles todo lo que yo te mande. No temas ante ellos, no sea que yo te infunda temor delante de ellos. He aquí, yo te he puesto hoy como ciudad fortificada, como columna de hierro y como muro de bronce contra toda esta tierra: contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes y el pueblo de la tierra. Pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo–declara el SEÑOR– para librarte.

Jeremías 2

 (1 – 3)

Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: Ve y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: “Así dice el SEÑOR: `De ti recuerdo el cariño de tu juventud, el amor de tu desposorio, de cuando me seguías en el desierto, por tierra no sembrada. `Santo era Israel para el SEÑOR, primicias de su cosecha; todos los que comían de ella se hacían culpables; el mal venía sobre ellos’–declara el SEÑOR.

—————————————————————————————————-

Parashat Shemot – Haftara (Ashkenazies)

Isaias 27

 (6 – 13)

Liberación de Israel

  En los días venideros Jacob echará raíces, Israel florecerá y brotará, y llenará el mundo entero de fruto.  ¿Acaso con la herida del que lo hirió fue herido, o como con la matanza de sus muertos fue muerto? Contendiste con él desterrándolo, expulsándolo. Con su soplo violento lo echó en el día del viento solano. Así pues, con esto la iniquidad de Jacob será perdonada, y este será todo el fruto del perdón de su pecadocuando haga todas las piedras del altar como piedras de cal pulverizadascuando no estén en pie las Aseras y los altares de incienso. Porque solitaria está la ciudad fortificada, una morada desamparada y abandonada como un desierto; allí pastará el becerroy allí se echará y se alimentará de sus ramas. Cuando su ramaje está seco, es quebrado, vienen las mujeres y le prenden fuego. Porque no es pueblo de discernimiento, por tanto su Hacedor no le tendrá compasióny su Creador no tendrá piedad de él. Y sucederá en aquel día que el SEÑOR trillará desde la corriente del Eufrates hasta el torrente de Egipto, y vosotros seréis recogidos uno a uno, oh hijos de Israel. Sucederá también en aquel día que se tocará una gran trompeta, y los que perecían en la tierra de Asiria y los desterrados en la tierra de Egipto, vendrán y adorarán al SEÑOR en el monte santo en Jerusalén.

Isaias 28

(1 – 13)

 Condenación de Efraín

  ¡Ay de la corona de arrogancia de los ebrios de Efraín, y de la flor marchita de su gloriosa hermosura, que está sobre la cabeza del valle fértil de los vencidos por el vino!   He aquí que uno, fuerte y poderoso, de parte del Señor, como tormenta de granizo, tempestad destructora, como tormenta de violentas aguas desbordadas, los ha lanzado a tierra con su mano. Con los pies es hollada la corona de arrogancia de los ebrios de Efraín. Y la flor marchita de su gloriosa hermosura, que está sobre la cabeza del valle fértilserá como el primer higo maduro antes del verano, el cual uno ve, y tan pronto está en su mano se lo traga. En aquel día el SEÑOR de los ejércitos será hermosa corona, gloriosa diadema para el remanente de su pueblo, espíritu de justicia para el que se sienta en juicio, y fuerza para aquellos que rechazan el asalto en la puerta. También estos se tambalean por el vino y dan traspiés por el licor: el sacerdote y el profeta por el licor se tambalean, están ofuscados por el vino, por el licor dan traspiés; vacilan en sus visiones, titubean al pronunciar juicio. Porque todas las mesas están llenas de vómito asqueroso, sin un solo lugar limpio.

Amonestación a Jerusalén 

¿A quién enseñará conocimiento, o a quién interpretará el mensaje?  ¿A los recién destetados? ¿A los recién quitados de los pechos?

Porque dice: “Mandato sobre mandato, mandato sobre mandato, línea sobre línea, línea sobre líneaun poco aquí, un poco allá.  En verdad, con tartamudez de labios y en lengua extranjera, El hablará a este pueblo,    al cual había dicho: Aquí hay reposo, dad reposo al cansado; y: Aquí hay descanso. Pero no quisieron escuchar.  Por lo cual la palabra del SEÑOR para ellos será: Mandato sobre mandato, mandato sobre mandato, línea sobre línea, línea sobre línea, un poco aquí, un poco allá, para que vayan y caigan de espaldas, se quiebren los huesos, y sean enlazados y apresados.

Isaias 29

(22 – 23)

Redención de Israel

Por tanto el SEÑOR, que redimió a Abraham, dice así acerca de la casa de Jacob: Jacob no será ahora avergonzado, ni palidecerá ahora su rostro; porque cuando vea a sus hijos, la obra de mis manos, en medio suyoellos santificarán mi nombre; ciertamente, santificarán al Santo de Jacob, y tendrán temor al Dios de Israel.

——————————————————————————————————– 

 

Parashat Shemot – Haftara (Yemenitas)

Ezequiel 16

(1 – 14)

Orígenes de Jerusalén

     Entonces vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: Hijo de hombre, haz saber a Jerusalén sus abominaciones, y di: “Así dice el Señor DI-S a Jerusalén: `Por tu origen y tu nacimiento eres de la tierra del cananeo, tu padre era amorreo y tu madre hitita. `En cuanto a tu nacimiento, el día que naciste no fue cortado tu cordón umbilical, ni fuiste lavada con agua para limpiarte; no fuiste frotada con sal, ni envuelta en pañales. `Ningún ojo se apiadó de ti para hacer por ti alguna de estas cosas, para compadecerse de ti; sino que fuiste echada al campo abierto, porque fuiste aborrecida el día en que naciste.

      `Yo pasé junto a ti y te vi revolcándote en tu sangre. Mientras estabas en tu sangre, te dije: “¡Vive! Sí, te dije, mientras estabas en tu sangre: “¡Vive! `Te hice tan numerosa como la hierba del campo. Y creciste, te hiciste grande y llegaste a la plenitud de tu hermosura; se formaron tus pechos y creció tu pelo, pero estabas desnuda y descubierta. `Entonces pasé junto a ti y te vi, y he aquí, tu tiempo era tiempo de amores; extendí mi manto sobre ti y cubrí tu desnudez. Te hice juramento y entré en pacto contigo’–declara el Señor DI-S– `y fuiste mía. `Te lavé con agua, te limpié la sangre y te ungí con aceite. `Te vestí con tela bordada y puse en tus pies sandalias de piel de marsopa; te envolví con lino fino y te cubrí con seda. `Te engalané con adornos, puse brazaletes en tus manos y un collar a tu cuello. `Puse un anillo en tu nariz, pendientes en tus orejas y una hermosa corona en tu cabeza. `Estabas adornada con oro y plata, y tu vestido era de lino fino, seda y tela bordada. Comías flor de harina, miel y aceite; eras hermosa en extremo y llegaste a la realeza. `Entonces tu fama se divulgó entre las naciones por tu hermosura, que era perfecta, gracias al esplendor que yo puse en ti’–declara el Señor DI-S.

Acerca de Centro Mundial Noájida

Centro Mundial Noájida
Nuestros objetivos: Difundir el mensaje de la Torá al mundo no judío. Actuar centralizando toda la actividad en nuestra sede en Jerusalén, en relación con los noájidas en todo el mundo. Servir como un centro de recursos de información y asesoramiento acerca de los principios y prácticas religiosas. Ayudar a establecer comunidades de noájidas en todo el mundo y brindarles apoyo. Establecer un vínculo entre el mundo no-judío y la tradición judía y los rabinos, incluyendo el reconocimiento formal de los Noájidas por las instituciones religiosas y nacionales del pueblo judío.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*