Novedades
Inicio / Artículos / “En cuanto a Esaú…” – Parashat Toldot

“En cuanto a Esaú…” – Parashat Toldot

Notas de la Haftarah

“En cuanto a Esaú…”

– por el Rav Uri Sherki, Machon Meir, Rabino de la comunidad Beit Yehuda, Jerusalem

Las palabras del GR”A* sobre los primeros versículos de esta semana en la Haftará: ¿No era Esaú hermano de Jacob?-declara el SEÑOR-. Sin embargo, yo amé a Jacob, y en cuanto a Esaú, lo aborrecí…”. [Malaquías 1: 2-3], son bastante sorprendentes. Justo en este lugar, donde el pasaje enfatiza las diferencias entre Israel y las demás naciones, el GR”A ve un atisbo de compañerismo escondido, escribe: “En cuanto a Esaú–significa- lo que es secundario respecto a Esaú! [GR”A ,Likutim, al final del capítulo sobre la tempestad de Elías]. Es decir, en sus raíces más profundas Esaú tiene una base positiva que es odiada. Es así como escribió luego el Rav Kook:

“Con respecto a las creencias extranjeras, el objetivo de la luz de Israel no es destruirlas, ni absorberlas, así como nosotros no planeamos la destrucción general del mundo, sino más bien la reparación y la elevación de todo, eliminando sus impurezas , y de este modo la adhesión y unión a la fuente en común con Israel. El amor fraternal entre Esaú y Jacob, y entre Ismael e Isaac *, superará y se elevará por sobre todo el tumulto al cual el mal ha arrastrado, y se transformaran en la luz y la bondad eterna”. [Rav Kook, Igrot Hare’iyah Volumen 1, página 142[

Esta amplia y comprehensiva percepción, que ve más allá del odio actual, lleva la aspiración de reparar el mundo, y se basa en las palabras del mismo Malaquías más adelante: “Vuestros ojos lo verán, y vosotros diréis: Sea engrandecido el SEÑOR más allá de la frontera de Israel.” [Ibid.1:5]. Y asi clarifica el Rav Kook, en oposición al enfoque que considera el judaísmo como una expresión de egoísmo nacional: “Se debe evitar la idea errónea que limita la elevada conciencia divina, solo a un patrimonio limitado, en una zona geográfica única y dentro de un reino específico” [Rav Kook : Orot , página 115[.

Este enfoque va aún más lejos, hasta atribuir cierta fe monoteísta a las naciones que eran adoradores de ídolos absolutos en el tiempo del profeta: “Porque desde la salida del sol hasta su puesta, mi nombre será grande entre las naciones, y en todo lugar se ofrecerá incienso a mi nombre, y ofrenda pura de cereal; pues grande será mi nombre entre las naciones-dice el SEÑOR de los ejércitos”. [Ibid.1:11]. Claramente, esto no se aplica a los ritos idólatras, que son una abominación para Di-s, sino más bien a las intenciones ocultas en las profundidades de la experiencia religiosa de las otras naciones. Estas necesitan de refinamiento, para que puedan finalmente mostrar su punto interno de verdad (ver Rambam, Hiljot Avodá Zara 1:3). Así es como expresó el rabino Yehuda Halevi*, en la introducción de su libro “El Kuzari”* acerca del alto nivel de respeto que el judaísmo siente por la seriedad de los adoradores de ídolos: “Sus intenciones son deseables en los ojos de Di-s, pero sus acciones no lo son.”

Con este contexto de fondo, las palabras de Malaquías que siguen, son muy duras: “Pero vosotros lo profanáis, cuando decís: “La mesa del Señor es inmunda, y su fruto, su alimento despreciable”[Ibíd. 1:12].La principal demanda hacia la nación de Israel, es la de santificar el nombre del cielo en el mundo entero. Santificar el nombre de Di-s, eleva el valor de las palabras de la Torá que se difunden por los representantes de la nación, por sus obras el nombre de Di-s es santificado: “La verdadera instrucción estaba en su boca, y no se hallaba iniquidad en sus labios; en paz y rectitud caminaba conmigo, y apartaba a muchos de la iniquidad.  Pues los labios del sacerdote deben guardar la sabiduría, y los hombres deben buscar la instrucción de su boca, porque él es el mensajero del SEÑOR de los ejércitos”[Ibíd. 2:6-7].

Fuente: “NOTAS DE la Haftará” – una columna quincenal en Shabat B’Shabbato (Zomet Instituto) Ver: http://www.zomet.org.il/eng – Toldot 5776, edición 1598.

*GR”A : (הגר”א)Elijah ben Shlomó Zalmán Kremer (Hebreo: ר’ אליהו בן שלמה זלמן), conocido como el Gaón (Góen, en la pronunciación ashkenazí) de Vilna o Gro o haGra (Ha-Gaón Rabí Eliyáhu) (Vilna, 23 de abril de 1720 – Vilna, 9 de octubre de 1797) fue un prominente rabino judío, erudito de Talmud y Cábala.
Su verdadero nombre era Eliyóhu Ben Shlomó Zalman “Kremer” (“o Kramer”), pero él comúnmente es llamado en hebreo como Hagaón Hajasid Mivilna, significando “el gaón (erudito) piadoso de Vilna”, o en formas similares (Gaón de Vilna, Góen mi Vilno, o Vilna Gaón), y como HaGra o HaGró (sigla hebrea “de HaGaón Rabino Eliyahu”). Mientras hoy es comúnmente conocido por el apellido Kremer, ni Vilna Gaón ni sus descendientes al parecer usaron aquel apellido. Kremer significa “del comerciante”, aparentemente derivado de un apodo de su Rabino Moshé “Kremer.”
Ha-Gra fue una de las mayores autoridades halájicas de la historia del judaísmo. Su pensamiento estuvo entregado por completo al estudio de la Torá, el Talmud, la erudición cabalística y a ciertas ciencias seculares (como la gramática hebrea, la geometría, el álgebra y la astronomía). Al igual que el Judaísmo reformista en la actualidad, el Gaón consideraba al conocimiento “secular” un adjunto vital al estudio de Torá y estuvo bien informado en casi todos los campos seculares. Aunque mostró desacuerdo con la Haskalá en sus comienzos, de igual modo promovió la reflexión sobre la relación y el equilibrio entre la modernidad y la asimilación, la cultura europea y la hebrea.
* Esaú y Jacob, y entre Ismael e Isaac: De acuerdo con la tradición Judia, Esaú representa a la tradición Romana (Cristiana) e Ismael a la tradición Árabe (Islamica)
*Yehudah Ben Samuel Halevi (en hebreo: יהודה הלוי ; Abu-I-Hasan ibn Leví, entre los árabes; Judá Leví en Occidente), nació en Tudela (Navarra), ca. 1070/75, y muere en Jerusalén, c. 1141Filósofo y médico judío español y, sobre todo, junto con Ibn Gabirol y Samuel ibn Nagrella, uno de los poetas judíos más excelsos de la literatura hispanohebrea, inventor del género sionida, expresión de amor por la Jerusalén lejana; su obra poética fue tanto religiosa como profana.
*EL Kuzari : principal obra de Yehudah Ben Samuel Halevi  es el llamado El Kuzarí o, en su texto árabe original, Kitab alhuyya wa-l-dalil fi nusr al-din al-dalil, es decir, Libro de la prueba y del fundamento sobre la defensa de la religión menospreciada, escrito entre 1130-1140, y compuesto de cinco discursos. El nombre dado al libro, El Kuzarí, se debe a que el autor presenta en su obra a un rey pagano —el rey de los Jázaros— que quiere conocer la verdadera religión y que, tras acudir a filósofos aristotélicos, a cristianos y a musulmanes, solo encuentra la verdad en las fuentes bíblicas del judaísmo, de las que ya le habían hablado, pero que solamente un sabio judío ortodoxo le revela en toda su verdad e integridad. Así, hace una apología del judaísmo y de lo que llama «la verdadera revelación» y, aún siendo una obra de carácter principalmente edificante y apologético, abundan en ella los conceptos teológicos y filosóficos. Constituye un extraordinario compendio de tradiciones orales y costumbres semitas.
La facilidad de improvisación poética, la hondura del pensamiento y el acendrado amor al judaísmo son las notas más características de Yehudah. Hombre de carácter amable, era bien recibido en todas partes y hacía la delicia de los contertulios por su facilidad para componer versos de tema o rima forzada; esta era una habilidad muy estimada entre los árabes, que gustaban de organizar competiciones de improvisación en sus tertulias literarias, e igualmente lo fue entre los judíos españoles, fuertemente arabizados.
Enlace al libro en la red:
https://es.wikisource.org/wiki/Cuzary

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario