Novedades
Inicio / Artículos / Elul – Arrepentimiento y Expiacion

Elul – Arrepentimiento y Expiacion

Elul – Arrepentimiento y Expiacion

 

Estamos en el tiempo de Elul – este es el ultimo mes del año.

Elul – Arrepentimiento y Expiacion

 

Estamos en el tiempo de Elul – este es el ultimo mes del año.

Durante el mes de Elul estamos ocupados con Teshuva – arrepentimiento. Confesamos pecados y transgresiones que cometimos.  Pero aun sin los pecados, nuestras almas sienten una profunda ansiedad por regresar a la fuente original de vida, regresar a Di-s.

Se podría decir que la verdadera razón de nuestro arrepentimiento durante este tiempo es realmente una excusa para llenar este deseo de cercanía con Di-s.  En verdad no hay necesidad de pecar.   Aun la persona que no ha pecado tiene la oportunidad de expresar su deseo por adherirse a Di-s.

Realizamos este acto al final del año.  No estamos envueltos constantemente en arrepentimiento.  Siempre no involucramos al final, cuando ha llegado el momento para ajustar cuantas.  Un ejemplo  esto podría ser al terminar el día.  El momento justo antes de dormir es un buen tiempo para arrepentirnos.  Otro momento seria al terminar la semana, antes que Shabbat empiece. Al terminar el mes, el dia antes de Rosh Chodesh (el comienzo de un nuevo mes) se considera un “Yom Kippur Menor” según el calendario Judío, y es un buen tiempo para el arrepentimiento.  Por lo tanto, el fin de año naturalmente un buen tiempo para ocuparnos en el arrepentimiento.

Sea diaria, semanal, mensual, o anualmente – estos son ciclos cuando el hombre despierta para tomar un inventario personal, con el fin de regresar a Di-s.  El arrepentimiento es un tanto triste ya que nos obliga a revisar los pecados que cometimos y recordar el mal que está dentro de uno.  Por otro lado sentimos jubilo – se nos ha dado la oportunidad de arreglar todo de nuevo.

El arrepentimiento nos provee la oportunidad de expiar todos nuestros pecados.  Que es el arrepentimiento, y que es la expiación a la que este está vinculado.

Arrepentimiento es una acción de la voluntad – un acto voluntario.  Hasta hoy estaba interesado en hacer el mal, pero de hoy en adelante he cambiado.  Ahora solo quiero lo bueno. Es relativamente sencillo hacer el acto de arrepentimiento.  Tiene tres elementos, cada uno toma cortó tiempo para hacer:

– Lamentar el pasado

– Decidir jamás volver a repetir el pecado en el futuro

– Confesar –Una admisión oral delante de Di-s.  Es necesario declarar al Santo Bendito Sea El: Escúchame Di-s, he pecado, he transgredido, he hecho tal y tal cosa…, pero lo siento y no hare jamás.

 

Como resultado de haber hecho esto el record de los pecados es borrado.  Alguien podría preguntar, ¿cómo podrá ser tan fácil cambiar el destino de uno? La respuesta es muy sencilla.  El hombre es inherentemente bueno, y desea hacer lo bueno.  Pero cuando tambalea y peca se puede decir que él se ha alejado de su verdadero yo.  Al regresar a su innato básico deseo, su alma cobra fuerzas, y se pone de manifiesto que el hombre es realmente bueno.

Pero la pregunta sigue en pie.  ¿Porque necesitamos expiación?  Existen acciones específicas de expiación que se hacen, incluyendo algunos pecados tan serios que la persona tiene que traer un sacrificio para expiar por ellos.   Existen casos más serios en los que junto con la expiación un castigo es requerido, como sufrimiento físico o aun la muerte.

En el Judaísmo la expiación es un factor secundario.  Si la persona puede hacer expiación por alguna mala obra debe hacerlo, pero puede que su arrepentimiento sea aceptado con o sin expiación.  ¿Qué se entiende por el concepto “expiar una mala obra”?

El propósito de la expiación es compensar por la falta en el mundo causada por una mala obra.  Si alguien comete alguna maldad, Di-s no lo quiera, existen rituales de expiación cuyos propósitos son reparar el daño sufrido por el mundo, pero lo que debe venir primero es arrepentimiento.  Arrepentimiento es un factor principal, y sin él la expiación no toma lugar. Por otra parte, si la persona no puede expiar por sus pecados por algunas circunstancias su arrepentimiento es aceptado, y el Santo Bendito Sea El, sigue amándolo.

 

Esta es la esencia del gran regalo que se nos da cada año durante este tiempo.  El alma añora regresar al Creador.  En este tiempo de otoño, el mundo visible es menos prominente y el mundo interno despierta y se expande.

Estamos verdaderamente felices por tener el privilegio de los días de Teshuva (arrepentimiento), para poder compensar por todos nuestros pecados.

Shalom y mis mejores deseos para feliz año nuevo.

Acerca de Rabino Uri Sharki

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*