Novedades
Inicio / Artículos / El principio, el medio y el fin – Parasha Ha’azinu

El principio, el medio y el fin – Parasha Ha’azinu

El principio, el medio y el fin

– por el rabino Uri Sherki (traducido del hebreo)

¿Por qué nuestra tradición eligió la canción de David (Samuel II 22: 1-51) como la Haftará de la porción de la Torá de Ha’azinu, que contiene el exaltado poema épico escrito por Moisés?

Para la porción de la Torá , Beshalaj, que incluye el poema épico de los Hijos de Israel en el Mar Rojo que celebran la victoria sobre el ejército egipcio, el Cantar de la profeta Deborah es ciertamente apropiado como Haftará, ya que esto también conmemora una gran victoria militar. Sin embargo, Ha’azinu es una revisión amplia que comienza a principios de la historia y termina con alusiones a la resurrección en el final de los días. ¿Qué tiene esto que ver con la canción de victoria de David después de sus guerras?

Parecería que la razón de esto está relacionada con el carácter único de la vida de David. Mientras que la parte de Ha’azinu presenta una revisión del principio y el fin de la historia, la vida de David marca la mitad exacta de la historia humana. Desde el tiempo de Adán hasta David, el mundo sigue existiendo como resultado de la inercia primordial a través del cual él y la humanidad fueron creados. Durante este período de la historia, nos encontramos con grandes figuras que proporcionan la fuerza motriz para la formación del mundo tal como lo conocemos: Adán, Noé, Sem, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Aarón, Josué, Samuel y David.

Los sabios señalaron la continuidad de esta dinastía, señalando que la vida de Adán fue de 930 años, aunque estaba destinado originalmente a vivir por 1.000 años, como dice el versículo: “En el día que comáis de él, morirás” [Bereshit 02:17] , ya que, por definición, un día para el Santo, Bendito Sea, es de mil años: “Porque mil años delante de tus ojos son como un día ” [Salmos 90: 4]. Pero Adán “donó” 70 años de su vida a David. Esto significa que David sirvió para “completar” el espacio de tiempo del primer hombre, Adán, quien comenzó la historia humana. A través del esfuerzo de sus guerras, David estableció el Reino terrenal físico de Israel, lo que abrió el camino para el éxito del proceso de la historia y de la reparación del mundo. Este fue un punto de inflexión que comenzó con David.

Por lo tanto, es muy interesante observar la tradición de los discípulos del Gaón de Vilna, que explican que el lapso de tiempo desde el nacimiento de Adán hasta el nacimiento de David es el mismo que el tiempo desde el nacimiento de David hasta la redención. El cálculo es muy simple: David nació en el año 2854 después de la creación del mundo. Así, la fecha de comienzo de la redención es el doble, es decir 2854 * 2 = 5708. Y ese es el año en que se estableció el Estado de Israel (mayo, 1948) en el mes de Yiar de 5708.

Así, David está en el punto central de la gran saga histórica que comenzó con Adán y llega hasta el Mesías, el Rey, la gran figura política que seguirá siendo fiel a la Torá de Moisés y que traerá la justicia y la paz en el mundo.

La Haftará , al adjuntar a David y Moisés, muestra la relación entre la Torá (Moisés) y la historia política (David). Mientras que las otras naciones del mundo tienden a la decepción y desesperanza con respecto a la política, que en gran medida es patrimonio de gente mala, el judaísmo nos enseña un enfoque optimista, que se deriva de la profunda creencia de que la historia humana está guiada por el Creador de Mundo, que mira y mantiene una visión general de todas las generaciones a la vez.

Y es por esto que David termina su canto de victoria, mostrando aprecio por las otras naciones: “Por lo tanto te alabaré, Oh Di-s, dentro de las naciones, y cantaré alabanzas a tu nombre” [Samuel II 22:50]. Lo cual justifica el carácter eterno de la casa de David: ” El es la torre de salvación a su rey, y muestra misericordia a su ungido,  a David y a su descendencia para siempre.” [Ibid. 22:51]

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*