Novedades
Inicio / Artículos / Elul – Teshuva, el arrepentimiento y la expiación

Elul – Teshuva, el arrepentimiento y la expiación

Elul – Teshuva, el arrepentimiento y la expiación

-por el Rav Uri Sherki

Estamos en la temporada de Elul – este es el último mes del año.

Durante el mes de Elul estamos ocupados con Teshuvá *, arrepentimiento. Nos arrepentimos de los pecados y transgresiones que hemos  cometido. Pero incluso sin pecados, hay un anhelo en el alma humana para volver a la fuente original de la vida, anhelo de  volver a Di-s.

Incluso podría decirse que el hecho de que nos arrepintamos de nuestros pecados en este momento es realmente una excusa, con el fin de cumplir nuestro deseo de un encuentro cercano con Di-s. La verdad es que no hay necesidad de cometer un pecado. Incluso uno que no ha pecado tiene la oportunidad de expresar su deseo de aferrarse a Di-s.

Llevamos a cabo este acto de reflexión al final del año. Nosotros no estamos involucrados constantemente en el  arrepentimiento, sino que siempre nos involucramos en este proceso de  arrepentimiento al final, cuando ha llegado el momento de ajustar cuentas. Un buen ejemplo es del final del día, el momento justo antes de ir a dormir es bueno para el arrepentimiento. También es bueno arrepentirse al final de la semana, antes de que comience el Shabat. El final del mes, el día antes de Rosh Jodesh (el comienzo de un nuevo mes), se considera un ” Yom Kipur menor ” en el calendario judío, y es un tiempo para el arrepentimiento. Así que al final del año también es un momento natural para ocuparnos de arrepentimiento.

Diario, semanal, mensual y anual – estos son los ciclos en los que un hombre se despierta y hace un auto-ajuste de cuentas, en un esfuerzo por volver a Di-s. El arrepentimiento tiene un aspecto un poco triste ya que nos obliga a revisar los pecados que hemos cometido, para recordar el mal que está dentro de nosotros. Pero nuestro sentimiento principal es de alegría interna – se nos ha dado la oportunidad de reparar todo una vez más.

El arrepentimiento brinda la oportunidad de expiar todos los pecados. ¿Qué es el arrepentimiento, y que es la expiación que está vinculado a ella?

El arrepentimiento es un acto de voluntad – un acto voluntario. Hasta ahora yo estaba interesado en el mal, pero a partir de ahora he cambiado, ahora sólo quiero lo que es bueno. Es relativamente fácil de realizar este acto de arrepentimiento, consta de tres elementos, cada uno de los cuales se pueden realizar en un tiempo muy corto:

– Arrepentimiento por el pasado y pesar por el error cometido.

– La decisión de no volver a repetir el pecado en el futuro.

– Confesión – Una admisión oral que una persona debe hacer ante Di-s. Es necesario declarar al Santo, Bendito Sea: ” Por favor, escucha, Di-s, he pecado, he transgredido, he hecho lo siguiente… Pero lo siento y nunca voy a hacerlo de nuevo.”

Como resultado de estas acciones se borra el registro del pecado. Uno podría preguntarse cómo es que es tan fácil de cambiar el destino de una persona. La respuesta es muy simple. El hombre es inherentemente bueno, y básicamente quiere hacer el bien. Pero cuando tambalea y peca, podemos decir que se ha alejado de su verdadero ser. Cuando regresa a su deseo innato y esencial, su alma recupera la fuerza. Y entonces se hace evidente que él realmente es bueno.

Pero entonces la pregunta es: ¿Por qué necesitamos la expiación?

Hay acciones específicas de expiación que se realizan, por ejemplo por pecados que son tan graves,  para los cuales una persona debe expiar por ellos trayendo un sacrificio. Pero hay casos más graves, en los cuales  expiación incluye castigos severos, como el sufrimiento físico o incluso la muerte.

En el judaísmo, la expiación se considera un factor secundario. Si una persona puede expiar por sus malas acciones,  debe hacerlo, pero el arrepentimiento puede ser aceptado con o sin expiación.

¿Qué se entiende por el concepto de “expiar una mala acción”?

El propósito de la expiación es para compensar la falta causada en el mundo debido a una mala acción. Si alguien hace algo malo, Di-s no lo quiera, hay rituales de expiación, cuyo propósito es reparar el daño que ha sufrido el mundo, pero lo primero que tiene que venir es el arrepentimiento. El arrepentimiento es el factor principal, y sin arrepentimiento no hay expiación que tenga valor. Por otra parte, si una persona está impedida por  las circunstancias de realizar el acto de expiación, se acepta su arrepentimiento, y el Santo, Bendito sea,  Él continúa amándolo.

Esta es la cualidad, la esencia del gran obsequio que se nos ha dado en esta época del año. El alma tiene un deseo natural para volver al Creador. En esta época del otoño (en el hemisferio norte), el mundo visible se vuelve menos prominente y el mundo interno se despierta y se expande.

De hecho, estamos felices de que se nos ha dado el privilegio de los días de “Teshuva”, el arrepentimiento, de modo de corregir nuestro alejamiento, recomponernos de todos nuestros pecados y retornar a nuestra esencial senda.

 

*Teshuva: termino que literalmente se traduce y significa  arrepentimiento. Pero de forma más profunda es entendido como “retorno”, vuelta  a nuestro camino original, a nuestra fuente, retorno a Di-s.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*