Novedades
Inicio / Artículos / ¿Qué Sacrificio es el primero? -Parashat Vaikra
¿Qué Sacrificio es el primero? -Parashat Vaikra
El Altar - Wikipedia

¿Qué Sacrificio es el primero? -Parashat Vaikra

Recibiendo el shabat – Parashat Vaikra

” ¿Qué Sacrificio es el primero? “

– por el Rabino Uri Sherki (Traducido del hebreo).

La secuencia de los sacrificios en la porción de la Torá Vaikrá es: Olah, Minjá, Shelamim, Hatat, Asham. Sin embargo, la secuencia en la porción de la próxima semana, Tzav, es: Olah, Minjá, Chatat, Asham, Shelamim. Es decir, en la parasha Tzav, Shelamim – la ofrenda de paz – se mueve de la mitad de la lista hacia el final. Es evidente que, cuanto antes aparece un sacrificio en la lista, esto indica que es más importante desde el punto de vista de la voluntad del Santo, bendito sea. El Olah, donde todo el sacrificio se ofrece a Di-s, y la Minjá, que consiste en granos que se ofrecen como un sacrificio y son comidos por los Cohanim (Sacerdotes), indican el deseo completo de una persona a acercarse a Di-s, sin la adición de cualquier interés personal, tales como comer de la sustancia del sacrificio. Este es un acto ideal, que se corresponde con la característica básica del sacrificio, como una oferta de la persona por puro amor: “Cuando una persona ofrece desde su interior un sacrificio a Di-s” [Levítico 1: 2].El  deseo más íntimo de la persona es ofrecerse a sí mismo como un sacrificio. Pero al igual que en el sacrificio de Isaac Di-s ordenó: “No extiendas tu mano” [Génesis 22:12], porque Di-s quiere la vida y no la muerte, por lo que también en este caso para todos los descendientes de Isaac nos enseña que todo lo que Di-s quiere, es la intención de una persona de ser sacrificado, pero no el sacrificio real de su lado animal, el cuerpo físico, el cual puede ser sustituido por “un carnero” [Ibid.22:13], tomándolo del ganado vacuno u ovino, y trayéndolo como sacrificio

El Shelamim es un sacrificio más complejo, donde la persona participa en la “comida” en la mesa divina. El Altar “come”, y lo mismo ocurre con la persona que trajo el sacrificio. Pero para que esta situación sea digna, es necesario para esta alimentación, que el hombre esté en un nivel moral digno del Altar. Este tipo de servicio se limita al nivel de los Hijos de Israel, que son capaces de intenciones divinas con respecto a su alimentación. No es relevante para las otras naciones, que sólo pueden traer un sacrificio Olah, ya que aún no han llegado a la etapa en la que son capaces de incorporar su propio placer corporal en el servicio a Di-s.

Los sacrificios de Hatat y el Asham están destinados a expiar los pecados. Se traen como consecuencia de incumplimiento por parte de una persona y la necesidad de reparación de la situación. Estos sacrificios son necesarios después de los hechos, y por tanto, vienen al final de la lista.

Sin embargo, la secuencia que se discutió anteriormente es pertinente, solo en el caso de cuando una persona quiere dar una contribución, basada en ideales. Citando de Rashi, “Esto se refiere a los sacrificios que se ofrecen como una donación” [Levítico 1: 2]. Esto está estrechamente relacionado con el tema de la porción de la Torá Vaikrá, que es el comienzo de una serie de pasajes de la “Torá de Moisés.” Estos pasajes, que comienzan con “Y Él llamó a Moisés” [1: 1], describe el trabajo de un hombre perfecto, que se rige por el intelecto y que está muy lejos de cualquier posibilidad de pecado. La porción de la Torá Tzav, por otro lado, es una continuación directa de la porción Tetzavé. (Esto se basa en un análisis realizado por el rabino D.Tz. Hoffman, quien concluye que Tetzavé y Tzav fueron dados como un solo paso continuo, donde la parte que está vinculada a la aparición de la Shejiná –la presencia divina- fue escrito en Éxodo – en Tetzavé – mientras que lo que es relevante para las generaciones posteriores fue escrito en Levítico.) la porción de Tzav hace hincapié en el aspecto obligatorio de los sacrificios en contraposición a la tendencia de la humanidad para tratar de evitarlos. Como señala Rashi, el objetivo es “tener cuidado en un caso que implica la pérdida monetaria” [Levítico 6: 1]. Por lo tanto, Tzav es parte de la “Torá de Aaron”, que es más relevante para una persona que podría pecar. Por lo tanto la Chatat y el Asham vienen antes de la Shelamim, porque antes de que la persona ha expiado sus pecados, existe la sospecha de que no va a sacrificar un Shelamim con una intención apropiada, en nombre del cielo.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: