Novedades
Inicio / Artículos / Un anciano y un guerrero – Parashat Yitro
Un anciano y un guerrero – Parashat Yitro
Monte Sinai - fuente wikipedia

Un anciano y un guerrero – Parashat Yitro

Un anciano y un guerrero – Parashat Yitro

-Por el Rabino Uri Sherki [Traducido del hebreo. Publicado en el sitio web del Centro Noahide World y en Shabat B’Shabbato.]

Moisés se presentó a los Hijos de Israel como mensajero de Di-s, enviado para cumplir la promesa que se les dio a los Patriarcas: El de llevar la Nación a la Tierra de Israel y tomar posesión de ella.

Luego de que Moisés cumpliera la primera parte de la promesa, al golpear a Egipto con las Plagas y dividir el Mar Rojo, el pueblo de Israel tenía fe en él: “Y creyeron en Di-s y en su siervo Moisés” [Éxodo 14:31]. Y que Moisés era de hecho a quien se refería el versículo: “Seguramente Di-s te recordará” [Génesis 50:25] y era el enviado para esta misión.

De modo que el pueblo vio su parada en el Monte Sinaí como una estación en el camino a la Tierra de Israel y no como una forma de prepararse para recibir la Torá, sobre la cual no tenían ninguna tradición previa de sus antepasados. (El mensaje: “Cuando saques a la nación de Egipto, adorarás a Di-s en esta montaña” [Exodo 3:12], se le dio a Moisés solo, mientras que la promesa a la nación fue, “Y os traeré a la tierra que juré dar a Abraham, a Isaac y a Jacob, y os la daré por heredad”[Ibid 6: 8]. Sin embargo, cuando la nación llegó al pie del Monte Sinaí, oyeron una nueva declaración: “Así dirás a la casa de Jacob y anunciarás a los hijos de Israel: … y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.”[Ibid 19: 3-6] – Aquí la nación de Israel recibió una misión universal-religiosa. Este fue un anuncio novedoso e inesperado, y por lo tanto, la gente tenía que decidir si se debía confiar en Moisés con respecto a esta nueva misión, la cual no estaba incluida en el “plan original”.

Por lo tanto, no es sorprendente que la nación reaccionó con escepticismo y dijo: “Haremos lo que Di-s nos ha dicho” [Ibid 19: 8]. Es decir, su misión incluía lo prometido a sus antepasados ​​y no lo que Moisés les acababa de anunciar. Rashi señala: “Escuchar algo de un mensajero no es lo mismo que escucharlo del Rey mismo. Queremos ver a nuestro Rey “. (Véase la misma idea en el Rambam, Hilchot Yesodei Torah 8: 1 y en el Kuzari, 1:49). Con el fin de eliminar cualquier duda de los corazones de la personas, era necesaria una revelación pública directa: “Y el SEÑOR dijo a Moisés: He aquí, vendré a ti en una densa nube, para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo y también te crean para siempre. “[ Ibid 19: 9].  Si no fuera por esta demanda de parte del pueblo, la Torá podría haber sido dictada sin una revelación pública de la Shejiná, la Presencia divina, frente a ellos.

La esencia de la revelación fue: “YO SOY tu Di-s, que te sacó de la Tierra de Egipto, de la casa de esclavitud “[Ibid 20: 2]. A primera vista, no parece haber ninguna conexión entre este versículo y la verificación de la misión de Moisés como enviado a entregar la Torá. Por lo tanto, Rashi agrega: “Dado que se reveló en el mar Rojo como un “héroe guerrero” (es decir, como Di-s con objetivos nacionales), “y ahora en el monte, como un anciano lleno de misericordia” (como un maestro de Torá, el jefe de una yeshivá) – y a pesar de esta diferencia, “no digas que hay muchos dioses diferentes” (que la misión nacional, a la que envié a Moisés, es diferente de la entrega de la Torá). “Más bien, YO SOY el mismo, quien también fue revelado en Egipto y en el Mar Rojo “.

Podemos concluir que el propósito principal de los acontecimientos trascendentales en el Sinaí fue aclarar el vínculo interno entre la Torá y la toma de posesión de la Tierra de Israel. Moisés, el redentor político- nacional, es la misma persona quien también a través suyo se entrega la Torá. La política de Israel y la Torá de Israel son una y la misma, como está enfatizado en la frase con la cual comienza la revelación al pueblo, “YO SOY tu Di-s”.

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: