Novedades
Inicio / Artículos / Noájida vida / Unir el bien y el mal
Unir el bien y el mal

Unir el bien y el mal

La Tora nos ensena a renacer continuamente.  En la noche del Seder, tenemos la oportunidad de poner esto a la practica.  Como parte de este ritual, la persona verdaderamente vuelve a nacer.  Nos estrechamos cuesta arriba y salimos de Egipto.

El momento destacado de la fiesta de Pesaj es el Seder (orden) de la noche.  Esta noche relatamos la historia del Exodo de Egipto, y es muy significativo para nosotros.  Esta escrito en la Hagaddah, “En cada generación, cada persona debe veerse como que si el/ella salio de Egipto.”  No solo, “cada persona de Israel” sino cada uno.  Cada uno nos debemos ver como un participante en el proceso de la redención.

Para la nacion de Israel esto fue una experiencia colectiva nacional.  Fuimos liberados de la esclavitud.  Pero de ella aprendimos que debemos ensenarles al mundo entero que la libertad es una posibilidad real.

Que es libertad?  Es la habilidad de romper con la leyes deterministas y acorazadas que rodean a la persona.  Desde un punto de vista psicológico se debiera tener este punto de vista.

Comportamiento habitual es esencialmente el enemigo mas grande del ser humano.

La Tora nos ensena a renacer continuamente.  En la noche del Seder, tenemos la oportunidad de poner esto a la practica.  Como parte de este ritual, la persona verdaderamente vuelve a nacer.  Nos estrechamos cuesta arriba y salimos de Egipto.

La palabra Hebrea para Egipto, “Mitzrayim,” esta relacionada con la palabra “meitzarim,” Limite – algo que limita lo que la persona puede hacer.  Pero en esta noche abrimos nuestras bocas y empesamos a hablar.  Aquí otro juego de palabras:  “Pe  sach” en Hebreo puede significar, “La boca habla.”  Esta es una descripción apta del dia, cuando la persona finalmente es fiel a si misma.  Cuando esto occurred, la persona descubre que esta libre de cualquier restricción en el mundo y que es un siervo del Dueno del Universo.  Cualquier acción de esclavitud degrada al esclavo excepto cuando sirve a Di-s, este servicio permite a la persona ser verdaderamente libre.

Escribio el Rabino Yehuda Halevi, “Siervos del tiempo, son siervos de otros siervos. El que es siervo de Di-s es verdaderamente libre.” Como se libera la persona?

En la noche de Pesaj damos dos alimentos principals – matza (pan sin levadura) y maror (yerbas armargas) Matza es el pan de un pueblo totalmente libre, el pan no tiene deudas con ninguna cosa que la hinche (como la levadura). Este pan es sencillo, como la persona quien esta preparada para vivir un vida sencilla y para quien la libertad se hace posible.

Maror, las yerbas amargas, nos recuerdan de la amarga esclavitud.  La pregunta bien podría surgir: Como es que en la noche dedicada a recordar nuestra liberación comemos algo que nos recuerda nuestra esclavitud?  Acaso no seria lógico comer las yerbas amargas la noche anterior y posteriormente comer la matza?  La respuesta consiste presisamente en lo que se quiere ensenar – El Di-s quien nos envio a la esclavitud es el mismo Di-s quien no libero.

Tenemos un fe puramente monoteista.  Si no comiramos la matza y las yerbas amargas juntas, podríamos haber pensado que uno fue el Di-s que nos envio al la esclavitud y otro el Di-s quien nos libero.  Nos podríamos imaginar una guerra entre diferentes dioses.  Pero esto no fue asi.  No vivimos en un mundo de dualidad interna, vivimos en un mundo en que todo esta unido.  Dentro de la esclavitud y dificultades de la vida, la persona al final encuentra las fuerzas para liberarse.

Que une la matza y maror? El tercer alimento del Seder, el sacrificio de Pesaj, del que no nos es permitido participar.  Es este sacrificio el que revela la unidad entre la esclavitud y la libertad.  El sacrificio es un símbolo de unidad en todos sus elementos.  Contiene muchos aspectos en los que no profundizaremos ahora, pero claro esta que la halacha (ley) enfatisa la unidad de la matza y el maror por medio de el sacrificio.

Entre la libertad y la esclavitud:  El cordero, que fue presentado como sacrificio, era adorado por los Egipcios.  El cordero era el dios de Egipto.  Pero la Tora mando al pueblo hacer algo heroico.  Para poder alcanzar la libertad el pueblo tuvo que sacrificar al dios de los Egipcios.  Este pueblo fue requerido desasiocarse de los excesos espirituales de otras culturas que evitan a la persona apegarse a Di-s.  Sin embargo, la Tora mando al pueblo no tan solo sacrificar al cordero, pero comer de el también.  Esto es lo que se requier hacer en la noche del Seder.  Tenemos que poder internalizar los valores de los objetos que rechazamos.

Al inicio la persona rechaza las fuerzas de la vida que lo colocaron en la garras del mal, pero al final aprende a sublimarlas y la vez usar esas mismas fuerzas para hacer el bien no como antes, cuando estas furzas lo llevaban a hacer cosas malas.  Según el punto de vista Jasidico, a esto se le llama “endulzar” las fuerzas del mal.  Exisiten fuerzas inherentemente malas.  Una persona es instato por muchas cosas, como la lujuria, enojo, deseos intelectuales.  Cada una de estas puede bajar el nivel espritual de la persona. Pero después de un proceso de arrepentimiento, la persona puede usar estas mismas fuerzas en su servicio a Di-s.

Asi que no vivimos en un mundo divido entre el bien absoluto y el mal absoluto.  Mas bien, vivimos en un mundo de bien que crea fuerzas que comienzan ser malas, pero las trasformamos a fuerzas del bien.  De esta manera resultamos completa y verdaderamente libres.

Feliz Pesaj

Acerca de Rabino Uri Sharki

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*