Novedades
Inicio / Artículos / Pesaj – Unir el bien y el mal

Pesaj – Unir el bien y el mal

-Por el Rav Ury Cherki

El momento destacado de la fiesta de Pesaj es el Seder (orden) de la noche. Esta noche relatamos la historia del Exodo de Egipto, y es muy significativo para nosotros. Esta escrito en la Hagaddah, “En cada generación, CADA PERSONA debe verse como que si el/ella salio de Egipto.” No solo, “cada persona de Israel” sino cada uno, cada hombre. Cada uno de nosotros, nos debemos ver como un participante en el proceso de la redención.

Para la nación de Israel esto fue una experiencia colectiva nacional. Fuimos liberados de la esclavitud. Pero de ella aprendimos que debemos ensenarles al mundo entero que la libertad es una posibilidad real.

¿Que es libertad ? Es la habilidad de romper con los procesos deterministas, con las leyes de hierro que encierran a la persona. También desde un punto de vista psicológico el hombre debe ser capaz, Y lo es!, de romper con los hábitos que lo aprisionan.

El hábito es esencialmente el enemigo más grande del ser humano.

La Torá nos enseña a renacer continuamente. En la noche del Seder, tenemos la oportunidad de poner esto a la práctica. Como parte de este ritual, la persona verdaderamente vuelve a nacer. Salimos realmente de Egipto, de la estrechez y la opresión.

La palabra Hebrea para Egipto, “Mitzrayim,” esta relacionada con la palabra “meitzarim,” Limite o estrechez – algo que limita y oprime a la persona.

Pero en esta noche abrimos nuestras bocas y empezamos a hablar. Aquí otro juego de palabras: “Pe sach” en Hebreo significa, “La boca habla.” Esto expresa muy bien lo que ocurre este día de Pesaj, cuando la persona finalmente logra ser fiel a sí misma. Cuando esto ocurre, la persona descubre que está libre de cualquier restricción en el mundo y que es un siervo del Dueño del Universo. Cualquier acción de servidumbre degrada al esclavo excepto cuando sirve a Di-s, este servicio permite a la persona ser verdaderamente libre.

Escribió el Rabino Yehuda Halevi, “Siervos del tiempo, tanto así como siervos del mundo (espacio), son siervos de otros siervos. El que es siervo de Di-s es el único verdaderamente libre.” ¿Cómo se libera una persona?

En la noche de Pesaj tomamos dos alimentos principales – Matza (pan sin levadura) y Maror (hierbas amargas) Matza es el “pan” de un pueblo totalmente libre, este “pan” no está sometido a ninguna inflación ni exceso, sin levadura. Este “pan” es sencillo, la persona que está preparada para vivir una vida sencilla, también es capaz de ser libre.

Maror, las hierbas amargas, nos recuerdan la amarga esclavitud. Y aquí la pregunta bien podría surgir: ¿Como es que en la noche dedicada a recordar nuestra liberación comemos algo que nos recuerda nuestra esclavitud? ¿Acaso no sería más lógico comer las hierbas amargas la noche anterior y posteriormente comer la matza? Pero es que esto es precisamente lo que se quiere enseñar – El Di-s, quien nos envió a la esclavitud es el mismo Di-s quien no liberó.

Esto muestra una Fe  de unidad verdadera, puramente monoteísta. Si no comiéramos la Matza y las hierbas amargas juntas, podríamos pensar que fue uno el Di-s quien envió a Israel a la esclavitud y otro el Di-s quien liberó a Israel, como si fuera una guerra entre diferentes dioses. Pero esto no es así, no vivimos en un mundo de dualidad interna, vivimos en un mundo en que todo está unido y conectado. Dentro y desde la esclavitud y dificultades de la vida, la persona al final encuentra las fuerzas para liberarse.

¿Que une la Matza y Maror? El tercer alimento del Seder, es el sacrificio de Pesaj (el cual estamos impedidos de preparar en nuestro tiempo). Es este sacrificio de Pesaj el que revela la unidad entre la esclavitud y la libertad. El sacrificio es un símbolo de unidad en todos sus elementos. Contiene muchos aspectos en los que no profundizaremos ahora, pero la Halajá (ley judía) enfatiza la unidad de la Matza y el Maror por medio del sacrificio de Pesaj.

Entre la libertad y la esclavitud: El cordero, que era el presentado como sacrificio de Pesaj, era adorado por los egipcios. El cordero era el dios de Egipto. Pero la Tora mando al pueblo hacer algo heroico. Para poder alcanzar la libertad el pueblo tuvo que sacrificar al dios de los egipcios. Esto significa liberarse del aferramiento al exceso espiritual de las diferentes culturas, que impiden a la persona apegarse a Di-s. Sin embargo, la Torá mando al pueblo no tan solo sacrificar al cordero, sino comer de él también. Esto es lo que se debe hacer en la noche del Seder. Tenemos que poder internalizar los valores de lo que en un principio rechazamos.

En un principio la persona rechaza las fuerzas de la vida que lo arrastran hacia las garras del mal, pero al final aprende a sublimarlas y a la vez usar esas mismas fuerzas para hacer el bien, no como antes, cuando estas fuerzas lo llevaban a hacer cosas malas. Según el punto de vista Jasídico, a esto se lo llama “endulzar” las fuerzas del mal. Existen fuerzas que cuando están aisladas son inherentemente malas. Hay muchas inclinaciones de este tipo en el hombre, como la lujuria, el enojo, incluso la avidez intelectual. Estas inclinaciones son las que abaten y hacen caer al hombre. Pero después de un proceso de arrepentimiento y cambio, la persona puede usar estas mismas fuerzas en el servicio del Creador.

De este modo, entendemos que no vivimos en un mundo divido entre el bien absoluto y el mal absoluto. Más bien, vivimos en un mundo de Bien, que es todo bueno, donde las fuerzas que en un comienzo eran malas, las trasformamos en fuerzas del bien. Y así, de esta manera, resultamos completa y verdaderamente libres.

Feliz Pesaj.

 

Acerca de Rav Uri Cherki

Rav Uri Cherki
El Rabino Uri Cherki nació en Argelia en 1959, se trasladó con su familia a Francia, en donde vivió algunos años, y concretó su aliá a Israel en 1972. Ha sido discípulo del Rabino Zvi Yehuda Hacohen Kook en Merkaz Harav, y del Rabino Yehuda León Ashkenazi. Se ha graduado de rabino y ejerce como rabino de la congregación Bet Yehuda en el barrio Kiriat Moshe de Jerusalém. Asimismo, dirige el Departamento Israelí del Instituto Meir, el centro de Meir de estudios judíos en francés [CMEJ] y el centro mundial de Noájidas e imparte clases de judaísmo en Roch Yehudi.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*